Estamos de vuelta… aunque nunca nos fuimos.

Hola Vale, mi princesa maravillosa. La cosa loca que me volvió padre. Hola Bachi, mi pequeño león peleador sin ley, mi piojo maravilla. Discúlpenme por estar tan lejos del teclado. Cerré los ojos, respiré, y algunos años pasaron desde mi última carta en este espacio.

Yo sé que el tiempo no ha pasado en vano. Si bien existió un hiato en las cartas, el mismo no ocurrió en nuestra vida, y en ese sentido, la vida siguió ocurriendo. Trayendo consigo, a una nueva integrante para nuestra familia. Nuestra preciosa Alice Victoria, nuestra Chiquigolita, la más pequeña y la más loquita.

Es muy rara la sensación de volver a escribir aquí, tras unos años de pausa, y al mismo tiempo sentir la enorme familiaridad de hablarles directamente. Imagino sus caritas leyendo estas letras, quizá en años venideros, descubriendo sus fotografías, recordando y preguntándose “¿Dónde estábamos en esa foto? ¿Cuándo exactamente fue?”…

No puedo seguir escribiendo sin decirles, amados míos, que aunque mi última carta estuvo dirigida a mi leoncito, este siempre ha sido el espacio de mis hijos. Primero de Valentina, inclusive desde antes de nacer. Luego de Valentina y Sebastian. Y así, hoy estas cartas van dirigidas a Valentina, Sebastian y Alice Victoria. Nuestra pequeña Chiquigolita, su hermanita menor, que llegó a nuestras vidas el 18 de Noviembre del 2019.

Amores míos, yo siempre he sentido el corazón reventar de alegría con cada uno de sus nacimientos. Sus sonrisas llenan mis días, mi alma, y son la razón por la que me despierto cada mañana, la razón por la que me puedo levantar y salir adelante, enfrentándome a la vida, y agradeciendo las bendiciones de Dios. Hoy, con ustedes tres y mamá, cuando cierro los ojos, nos siento completos. Siempre soñé con una famila con 3 hijos, y Dios me ha dado esa bendición, incluso cuando pensé que ya no sería posible.

Gracias a Dios, y gracias naturalmente a mamá. A su madre preciosa, a nuestra dragona personal. A nuestra ley & orden. Al amor de mi vida, y de la suya. A la que los recibe con los brazos abiertos cada madrugada de pesadillas, la que tiene un beso para cada herida, un abrazo para cada tarde fría y un chocolate siempre escondido en alguna parte. Gracias a ti amor, porque es por ti que sigo aquí, que sigo fuerte, que soy papá de tres pequeñas maravillas.

Estos años han sido un sube y baja para nosotros en tantos sentidos. Quizá el sentido más importante ha sido la pandemia global que nos ha tocado vivir como una familia de 5, con una bebé chiquitita, con un trabajo estresante que se volvió 100% remoto, y un panorama de incertidumbre muy complicado. El 2020 y el 2021 están probando ser años con muchas enseñanzas para nosotros. Pero también con aprendizajes que nos permiten ser mejores y más sabios. Dicen que más sabe el diablo por viejo que por diablo, y mis amores… creo que no me estoy volviendo más joven.

Eso sí, me he prometido a mi mismo, y estoy aprendiendo a respetar mis promesas personales, que voy a estar lo más sano posible para estar con ustedes. Porque en estos años estuve en mucho riesgo, con una gordura tremenda… que felizmente pudimos resolver como famiia, juntos, con el apoyo enorme de mamá, de mis papás y de ustedes naturalmente. Aprendimos a comer nuevamente, a ejercitarnos, a dejar los malos hábitos. Y sobrevivimos a esto, y lo dejamos atrás.

Amores míos, aquí está papá para ustedes. Ustedes me conocen, creo yo, mejor que nadie en el mundo. Y si les regalo estas líneas, es porque como siempre, quiero que quede algún registro de mi enorme amor hacia ustedes.

Valentina

Sebastian

Alice Victoria

Son mi mundo. Mi universo.

Vanessa… tú eres mi estrella.

Los amo, gatit@s. Regresaron mis cartas.

Papá.

Princesas y Rockstars

IMG_0174

Hola bella, ¿cómo estás?

Estuve revisando las fotos de mi celular y encontré esta que es tan tú, en la que se ve todo lo genial que eres y que me ha dejado sonriendo mientras la miro, y también filosofando un poco al respecto.

¿Sabes? Creo que no quiero que seas una princesa.

No, no lo creo. Lo sé.

Y yo sé que hoy, en este momento, te encaaaanta sentirte princesa. Hoy te disfrazaste de Elsa de Frozen para estar en casa, y eso me divierte sobremanera. Pero no. No quiero que seas una princesa. Quiero que seas una Rockstar.

Te explico. Las princesas, nacen princesas. Y eso está muy bien! Qué lindo por las princesas! Nacen princesas, crecen princesas, e incluso pueden llegar a convertirse en reinas. Puedes creerlo? Ahora, todo esto es parte de un sistema arcaico de gobierno denominado Monarquía que ahora cumple diversas funciones más allá de gobernar, pero que al fin y al cabo, ni existe en Perú.

Pero tú, no naciste princesa, mi amor. Naciste en un hogar lindo lleno de amor. Pero no naciste princesa. Naciste en el Perú, naciste en Lima, naciste de padres plebeyos, hijos del pueblo, y no reyes o reinas, y eso mi vida, está bien, es lo normal.

Pero yo sé que tú no eres normal. Yo sé que eres extraordinaria. Sé que eres genial, siento en mi corazón un golpeteo feroz cada vez que te escucho cantar, que te veo bailar, que te escucho hablar. Y por eso creo que si bien jamás podrás ser una princesa -y repito, eso está bien- podrás ser siempre una Rockstar.

Y no me refiero a una Rockstar musical. Eso también estaría genial. Me refiero en el sentido metafórico.

Porque un Rockstar se hace. Un Rockstar es la suma del talento, del drive, empuje, pasión, oportunidad y suerte también (¿por qué no decirlo?. Un Rockstar no nace, mi amor, un Rockstar se hace.

Un Rockstar kicks ass. Un Rockstar crea, es querido, no se detiene. Un Rockstar tiene 40 años de carrera y sigue sacudiendo las caderas en el escenario. Un Rockstar es un Rockstar todo el tiempo porque todo el tiempo debe serlo para seguir rockeando. Un Rockstar suda en el escenario.

Una princesa, vive lo que es. Un Rockstar vive lo que hace. Una princesa es un sueño, un Rockstar se hace realidad.

Chiqui, pequeña mariposa loca. Y si te conviertes en una Rockstar? Te prometo que igual, siempre podrás seguir usando una corona.

Te amo.

Papá.

 

 

 

 

Primer día de clases

img_9984

Chiqui! El miércoles pasado fue tu primer día de clases en el “colegio grande”. Ya dejaste tu nido chiquitito para pasar al Kinder del colegio que será tu cole para toda la vida (salvo que la vida nos depare alguna sorpresa). Qué increíble cómo pasa el tiempo, no?! Recuerdo que hace poco escribía algunas líneas sobre tu primer día de nido, y sobre cómo el corazón se me estrujaba durante los primeros días en los que dejarte era un drama para ambos, especialmente para ti, ya que lloraste bastante los primeros días. Y sin embargo, con el pasar de un par de semanas, el nido se volvió parte de ti. Y con el pasar de los años, tu nido fue una parte integral de tu vida.

El miércoles fuiste por primera vez a tu colegio grande, y aunque estuviste mal de la pancita y no pudiste ir ni el jueves ni el viernes, sé que lo pasaste genial. Entraste a tu salón sin ningún problema, te reencontraste con algunas amigas del nido que también van a tu salón y empezaste a jugar. Y eso es lo único que le pido yo a la vida para ti por el momento. Que seas feliz, que tengas amigos y amigas y que puedas jugar con libertad, aprendiendo de la vida a través del juego. Porque créeme chiqui, el juego se va haciendo cada vez más difícil, tanto así que cuando eres grande a veces ya ni parece juego, jaja.

img_0022

Te queremos con el alma pequeña mariposa, estás creciendo y es inevitable notarlo. Estamos orgullosos de ti, y sabemos que si bien este es solo el principio de un largo camino, el tiempo nos hará mirar atrás pronto y sentir que se pasó volando. Así que disfrútalo, juega, diviértete, crece, aprende! Nosotros estaremos a tu lado siempre.

Te amo.

Papá.

Verano 2017, parte 1.

El verano se desató con furia, mis enanos locos. Hace un calor de la patada, y el país está sufriendo varios estragos como consecuencia del cambio climático. Hay lluvias extrañas en Lima, huaycos en múltiples partes del país, y en toda la costa nos estamos sancochando vivos.  Felizmente ustedes dos tienen la suerte enorme de no tener que ir a trabajar y estar de vacaciones, (bueno Sebastian técnicamente vive de vacaciones hasta que empiece el nido en un año y medio), pero lo cierto es eso. Tienen la suerte de poder vivir chapoteando, y eso es algo por lo que agradecer siempre, no todo el mundo tiene esa suerte. img_9066

img_8898

img_8908

Una de las cosas ricas que traen las vacaciones siempre consigo es la visita de sus abuelitos que vienen desde Chile. Para mi ha sido maravilloso verte Valentina, apachurrada a tu abuelo tirada en la cama viendo películas, y a él tan amoroso y cariñoso contigo, así como pendiente y jugando con Sebastian. Escuchar a mi mamá hablar y hablar con Valentina sobre tantas cosas me divierte sobremanera. Sin duda, ver a mis papás con ustedes siempre me llena el corazón, y me hace recordar muchas cosas de cuando era niño. Definitivamente creo que nuestras vidas, y principalmente sus vidas, pequeños chiquitines, van a cambiar cuando sus abuelos regresen a vivir a Perú, y eso entiendo que ocurrirá a finales de este año, lo cual es genial.

img_8919

img_8917

Incluso aprovechamos que tus abuelos estaban en Lima para bautizarte gordo!

img_8970

Eres oficialmente un angelito bautizado! Pero ya te contaré más sobre eso en otra carta, porque todavía tengo que descargar las fotos de la cámara, y no quiero que se pierdan sin subirlas a su blog, para que las tengan para el futuro.

En marzo Valentina, empiezas el Kindergarten del colegio, y ese cambio traerá consigo muchas otras cosas de las que no somos conscientes todavía. Para empezar, por primera vez vamos a tener que preparar loncheras! Hasta ahora estuviste en un nido donde la lonchera era compartida, así que la llevábamos cada ciertos días y para todos los niños, fuera de eso no nos preocupábamos más. Del mismo modo, los horarios, las idas y vueltas, dejadas y recogidas representan una logística a la que no estamos acostumbrados. ¿Pero sabes? Nos vamos a divertir, eso te lo prometo. Felizmente tenemos la enorme suerte de vivir cerca al colegio, y yo tengo la increíble fortuna de haber conseguido una oficina maravillosa a 5 minutos de nuestra casa. Así que creo que vamos a poder gestionar todo con mayor suerte que la mayoría de gente. Hay que estar agradecidos al cielo por eso también.

En relación a la oficina nueva, vamos avanzando mis pequeños saltamontes. Quien sabe si cuando lean esto esa oficina habrá pasado ya a la historia o seguiremos ahí, o si la empresa ya es lo suficientemente grande como para no tener que preocuparnos de otras cosas o si por el contrario esta aventura no terminó bien. Lo importante es que vamos avanzando, costó un poco despegar el Jumbo pero ya está en el aire y ahora solo tenemos que preocuparnos de que tenga la suficiente gasolina para llevarnos hacia donde queremos ir. Y esto representa mucho trabajo, muchísimo empeño y mucha paciencia. Lamentablemente a veces parece que el Perú es un país donde hay más trabas que facilidades para ser un emprendedor o empresario independiente. Quizás las cosas cambien cuando ustedes lean esto, pero me queda claro hoy en día que quienes han podido hacer empresa en este país, son dignos de admiración.

Miren cómo está quedando la oficina estos días de verano! (Todavía nos falta el aire acondicionado, así que aunque sea vea linda, todavía nos sancochamos por la mañana). Felizmente corre mucho aire y después de almuerzo el calor pasa, pero las mañanas son un horno. Con suerte ponemos el a/c en estos días, a riesgo de derretirnos si no lo hacemos pronto.

img_8879img_8863

img_9099

Me encanta la idea de que pasen por la oficina después de clases y se quedes jugando y haciendo tareas aquí. Si algo tenemos en común todos los que trabajamos aquí, es que este espacio debe ser una extensión de nuestra familia, y no un espacio donde nos aislamos de ella. Nos debemos a nuestros hijos, los adoramos, y queremos que sientan que tienen siempre un espacio aquí.

En casa, las cosas van con calma. Sebastian, eres un relámpago dorado. Gateas a la velocidad de la luz, siempre murmurando algo o gritando “Tititiiiii” mientras avanzas a toda máquina. Eres un travieso que quiere caminar a sus 10 meses con todas sus fuerzas. Te pones de pie solo, y estás al borde de dar tus primeros pasos, lo cual nos tiene a todos en ascuas. Luego te sientas, y nos miras a todos con esa cara de pícaro única que tienes. Un tremendo!

img_9060

Por un buen tiempo Sebastian, fue super desafiante entender que eres distinto a Valentina. Y a pesar de que son tan distintos en tantas cosas, también es hermoso ver que se parecen muchísimo. Ya tienes 7 dientes, y tu hermana cumplió su primer año con 8, así que puedo imaginar que llegarás al año de la misma forma. Ambos han sido bebés extremadamente veloces, y aunque tú hagas siestas de 15 minutos al día y tu hermana las hacía de dos horas, impidiendo que hagamos nada de nada de nada mientras duermes porque uno sabe que para el siguiente comercial ya te despertaste, estar contigo es una de las cosas más lindas que nos ha pasado. Hay días en que estoy en la oficina y que solo quiero ir corriendo a casa y apachurrarte y que me mires, me pongas las manitos en la cara y me digas “titititiiiii!”.

Aunque a veces eres un poco violentino también, creo que en eso también te pareces a tu hermana, cuando se transformaba en Violentina, haciendo uso y abuso de tu pobre padre, jaja.

Me puedes explicar en qué momento te pareció interesante jalarme los párpados?! Estás definitivamente un poco loquito.

img_9040

Pues sí, en casa las cosas marchan bien felizmente, y como les decía, para mi es realmente  hermoso verlos tan distintos, y al mismo tiempo tan parecidos. Mi rulosa y mi gringo. Mi princesa y mi vikingo. Tan lindos, tan bellos, tan locos. Los amo. img_9082

Bueno gatitos bellos, los dejo por ahora. Tengo que correr a una reunión, y antes de ir tengo que bañarme nuevamente porque el calor del día no permite que uno se mueva sin convertirse en una mancha de sudor ambulante. Los amo, saben? Los amaré siempre. Todo lo que hago, todo lo que tengo, todo lo que soy, es por y para ustedes, y así será siempre.

Pero ya no me metan el dedo al ojo pues.

Besos,

Papá.

img_9102

Candy, Shari y Canchita.

Valentina en el sillón

Mi pequeña princesa, te conozco personalmente hace ya 3 años y 9 meses aproximadamente y creo que tengo una buena idea de quién eres como persona. Conozco a tus amigas del nido hace 1 año y 4 meses, y aunque no las conozca tan bien, sé por tus historias cual es tu percepción de cada una de ellas, con quiénes juegan, a quiénes admiras y cuales forman tu grupo de comadres.

Sin embargo no termino de conocer a Candy, a Shari ni a Canchita. Desde hace ya un año, me hablas de tus hijas, Candy, Shari y Canchita. ¿De dónde sacaste esos nombres? No tengo idea, podría pensar que la influencia de los medios masivos te impulsaron a decidirte por Candy, pero Shari? Canchita? No lo sé.

Candy te suele acompañar a donde sea que vamos. Hablas con ella, juegas con ella, y de rato en rato cuando pasa algo, suele ser culpa de Candy. Cuando vamos a dormir y rezamos el Padre Nuestro, y le pedimos a la virgencita que te ayude a dormir sin pesadillas, tú le pides que deje dormir a Candy también. Cuando te pregunto, “¿dónde está Candy?” me dices que se fue a su casa. Cuando haces algo malo, y te reprendo por eso, horas después te acercas a mi, y me cuentas que has castigado a Candy por hacer algo muy similar a lo que hiciste, y que eso no se hace y que se Candy no va a ir a jugar al parque hoy, así como Candy también ha castigado a Shari, y a Canchita, quienes ya no sé si son también hijas tuyas, o hijas de Candy.

Normalmente este comportamiento tuyo me causa gracia. Candy pareciera ser esa muletilla tuya para ayudarte a comprender y experimentar el mundo a través de tu aplicación práctica sobre tu conejillo de indias imaginario. Rara vez me ha preocupado, princesa loquilla, pero quería dejar constancia de tus amiguitas, o más bien “hijitas” imaginarias, porque no sé cuánto tiempo durarán en tu vida. Y me parece que cuando leas estas cartas tan tuyas, tan de tu hermano, te reirás un rato pensando en Candy.

Tu tío Jose Daniel seguro se muere de miedo leyendo algo así, especialmente si le cuento que dices que aquel raspón que apareció en tu cuello lo hizo Candy. Y por la misma razón me pareció anecdótico dejar esto como constancia, para que nunca olvides que tu tío Jose Daniel tiene tanta imaginación como tú.

Por mi parte, pequeña mariposa, te prometo seguir estimulando esa imaginación maravillosa tuya. Escucharte hablar, utilizar un vocabulario cada vez más extenso e intrincado con fluidez es una delicia, incluso cuando intentas articular alguna excusa para no comer o no bañarte. Creces, princesa, creces y el mundo está creciendo contigo, tanto el real como el imaginario.

Te amo pequeña pitufa soñadora.

Papá.

Resoluciones de fin de año

Mis amores, mis pequeños hijos, mi hermosa Valentina y mi pequeño Sebastian en la panza de mamá: se terminó el 2015.

Se terminó! Y este año ha terminado para mi con un balance complicado. Hemos tenido años claramente positivos, a los cuales le hemos sacado el jugo, y años difíciles. Este año ha tenido de todo, y esto ha hecho que sea muy difícil de manejar. Este año perdimos a su bisabuela, la abuela de su mami, y nació la pequeña Aitana, su prima. Algunos meses después recibimos la alegría de la noticia de la llegada próxima de Sebastian. Este año tuve una cirugía complicada y subí todos los kilos que había bajado antes de la misma, y este año también tuvo su abuelo Pepe una cirugía fastidiosa. Este año no pude concretar el proyecto que tenía rondando en la cabeza, pero mamá sí logró concretar el suyo. Este año mi trabajo ha sido muy, muy duro y con una inversión emocional mayor a la que quizás debí aceptar. Y tuvo momentos buenos, y momentos muy malos. No ha sido un año fácil, como les conté. Y sé que para ustedes estas noticias en retrospectiva no significarán mucho… porque leerán estas cartas si Dios quiere desde un buen lugar en su vida y en un buen momento. Pero son cosas que uno tiene que decir, porque no tiene sentido guardárselas a los seres que uno más ama en la vida.

Sin embargo, amores míos, tienen el beneficio de ser todavía pequeños. Tú mi pequeña mariposa loca, tienes todavía 3 añitos hermosos y la vida es un juego que empieza cuando despiertas y termina con el último cuento de la noche, y tú, mi pequeño camarón, estás todavía protegido en la (cada día más grande y hermosa) panza de mamá.

Este año ha estado lleno de hitos para ustedes. Sebastian, mes a mes has crecido, eres un trome, eres perfecto, cada visita al doctor nos emociona al escuchar lo bien que te estás desarrollando. Cada email del “What to expect when you are expecting” nos encanta. Saberte grande, saludable y protegido es la mejor noticia del día, cada día.

Valentina, para ti, este año ha representado el fin de tu primer año escolar. Último día de clases

Así te veías durante la clausura de tu primer año en el Kindergarten. Has crecido un montón, tu vocabulario, tanto español como alemán se ha expandido, has aprendido a socializar con todo el mundo, a jugar con amigos, y a hacer muchísimas manualidades. No podría estar más agradecido a todo el personal del Kinder por lo bien que han trabajado contigo, y no podría estar más orgulloso de ti por todo el esfuerzo que haces cada día.
Recuerdo los primeros días, en los que todavía te dejábamos ahí entre lágrimas (no todas tuyas, algunas mías también, lo confieso). Hoy en día corres a la puerta del Kinder para tocar el timbre, abrazar a la Tante Janet y entras feliz de la vida a trabajar.

Este año ingresaste al colegio también. Y eso sí que nos llenó de lágrimas, pero de alegría. El 2017 empezarás a estudiar en el Kinder del colegio y tu vida escolar tendrá un nuevo comienzo. Irás al mismo colegio donde empecé a estudiar yo, y eso tiene un significado especial para mi, porque puedo como padre sentir que no sólo seguirás algunos de mis pasos, pero que llegarás más lejos que yo. Y nada me hace más feliz.

Besando la panza

La llegada de tu hermano será un reto para ti, pequeña princesa. Estás acostumbrada a tener toda nuestra atención y cuidado, y si bien estás enamorada de la idea de ser la hermana mayor, estoy seguro que al principio será difícil para ti compartir el día a día con Sebastian. Sin embargo creo que no debemos preocuparnos tanto. Sabemos lo amorosa que eres y vas a ser parte protagónica de esta nueva etapa de nuestra vida familiar, te lo aseguro.

Para ayudarte a entender lo importante de cuidar de alguien más y de lo profundamente complicado e importante que es el cargo de hermana mayor, aceptamos cuidar a Pepi, la perrita de tu tía Ale Behr por unas semanas mientras ella está de viaje. Queríamos ver cómo todo ese amor tuyo también se canaliza en responsabilidad, en entender que tu hermanito no será un juguete más, pero que tendrá necesidades y que requerirá atención de todos. Y sabes? Eres una trome. Si bien podrías pecar de lo que llamamos “exceso de amor” en relación a las apachurradas, Pepi está bien, está feliz, y le estás brindando cuidados de primera. Tu tía Ale va a estar muy feliz cuando regrese y Pepi vuelva a sus brazos. Sin embargo ahora creo que esa separación tuya con la pequeña perrita va a ser un poco dolorosa… Honestamente no lo pensé, espero que no sea más dolorosa de lo que tiene que ser.

Todas en la cama Pepi pie Paseando a Pepi

Y si bien la experiencia de cuidar a Pepi no será exactamente igual a le cuidar a tu hermanito (pobre de ti si te veo sacando a Sebastian con correa a pasear al parque!), saberte tan enamorada de la idea de cuidar de alguien más, no solo me tranquiliza, pero me llena de alegría. Vas a ser una increíble hermana mayor.

Este año tuviste tu primer semestre de ballet. Para mi, una cosa de locos, porque obviamente nunca en mi vida he tenido contacto con el ballet ni con la formación que implica, aunque mamá sí pues ella lo estudió por como mil años. Sin embargo verte bailar todos los días, e incluso recibir los comentarios de Tante Janet diciéndonos que eras la bailarina de la clase, nos empujó a tomar la decisión de inscribirte en las clases, a ver si te gustaba tanto como podría parecer. El resultado? Por el momento, te encanta, y ya tuviste tu primer recital: El cascanueces. Fuiste una ratoncita del ejército del rey ratón! Y fuiste la ratoncita más bella que he visto en mi vida, con saludo a papi desde el escenario en mitad de la actuación y todo. Luego del maravilloso show, fuimos por helados desde luego. Helado post BalletA este show fueron tu mamama Alice, tu mamama Zoila, tu Abuelo Pepe, tu Karli, mami y yo. Lo tengo todo grabado, ya lo verás! Fue uno de los mejores momentos de este año para mi.

(Acabo de interrumpir esta carta porque acabas de venir a sentarte a mi lado, viste tu foto y te quedaste hablando sobre los helados de chocolate, preguntándome si hoy irías a tus clases de ballet. Te dije que no, que ya estás de vacaciones y me preguntaste ¿por qué?).

Como te decía amor, este año ha sido muy interesante y divertido para ti, y definitivo para Sebastian y su crecimiento en la panza de mamá. Y finalmente, ha llegado a su fin, con todas las actividades que eso representa. Mis papás, tu mamama Zoila y tu Opa regresaron a Lima por Navidad, y este año pasamos la Noche Buena con ellos.

Regalos en la chimenea Luces de bengala

Es tan lindo verte ilusionada con las chispitas mariposa llamando a los renos (o renes como dice tu Opa), y sorprendiéndote con los regalos que aparecen mágicamente en la chimenea. Tan lindo como ha sido todo este mes decorar el árbol de nuestra casita, y armar nuestro propio nacimiento. Porque obviamente con la enorme familia que tienes, has pasado la Navidad en casa de tu Opa y tu mamama Zoila, luego en la nuestra y también en la de tu mamama Alice y tu Abu Pepe.

Abriendo regalos Abriendo los regalos en casa

¿Sabes algo? Esta será la última Navidad que pasas como hija única! La próxima Navidad tendrás que ayudar a Sebastian a abrir regalos. Esta familia está creciendo cada día más y más, y eso me llena de alegría y de energía. Quizás el próximo año aguantes un poco más y llegues a la medianoche? No hay presión, princesa. Sabes que puedes caer dormida en nuestros brazos siempre. Esta Navidad no fue una excepción.

Dormida en Navidad

El que tu Opa esté en Lima a mi me trae una alegría especial. Verás, la mayor parte del año él la pasa en otro país, trabajando. Esto hace que se pierda lamentablemente de tu día a día, de estar contigo y verte crecer como lo hacemos nosotros. Así que no sabes lo feliz que me hace verte jugar con él y pasarlo tan bien. Te dedicas a peinarle el bigote, a jugar con él en la hamaca y a hablar y hablar y hablar como la pequeña cotorra loca que eres. Cuando veo al Opa mirarte, veo un brillo especial en sus ojos, y creo que él también está demasiado feliz de pasar tiempo contigo. Pronto el Opa vendrá a vivir a tiempo completo a Lima, y así nuestra dinámica familiar cambiará un poco, pues podrás ver a tu Opa y a tu mamama Zoila más seguido. Nada me hará más feliz, y estoy seguro que tú lo pasarás genial! Verte con mi papá, hace que yo me vea reflejado en ti. Que recuerde mi propia infancia, pero en una versión mejorada. En HD.

Con el Opa

Llegó el verano, y con él llegan los días de playa y de piscina, las tardes que languidecen bajo el cielo azul que solo nos acompaña por unos meses en esta ciudad. El calor intenso, y los helados que tanto adoras.

Nadando

Llegó el verano y hoy, 31 de diciembre se termina este año. Y como les decía amores míos, tengo una serie de resoluciones para este 2016. Porque si bien para ustedes ha sido un lindo año, para mi ha sido un poco difícil.

  • Este año quiero dedicarme a ser feliz. Y para serlo, encontraré la manera de pasar más tiempo con ustedes, y de mayor calidad. Quiero que viajemos juntos, que nos vayamos de paseo, que nos abracemos más.
  • Este año quiero escribirte más. No voy a permitir que el stress, que el día a día o el cansancio me ganen. No quiero dejar más cartas en mi cabeza, ni pensar en “debería escribirle esto a Valentina” y no hacerlo. Mis cartas a ustedes son parte de mi legado, de lo que soy, de lo que somos hoy. Son mi cápsula del tiempo para ustedes, y quiero seguir escribiéndolas como antes.
  • Este año me sacudiré de encima los kilos que recuperé. Antes de mi cirugía salía a correr casi todos los días, tuve control de mi dieta, y bajé mucho de peso. Durante mi convalecencia pre y post quirúrgica, la depresión que estar postrado en cama trae consigo, la incapacidad de moverme y la recuperación paulatina, contribuyeron a que pierda el control y subí de peso. Y volver a una oficina con días aleatoriamente buenos y malos, no contribuyó a que pueda manejar mi alimentación correctamente. Este año ha sido un caos, y necesito retomar el control. Necesito estar saludable para ustedes.
  • Este año no voy a invertir más emociones en el trabajo de las que debería. Mis emociones está reservadas para lo que más amo, para mi familia. Mi trabajo no me vuelve rico, mi familia sí. Necesito invertir más en esa riqueza, y menos en la otra.
  • Ayudar a mamá con Sebastian todo lo que pueda. Ayudarte a ti todo lo que pueda. Estar ahí para ustedes. Siempre, siempre que lo necesiten. Y también cuando no.

Este 2016 tendrá un balance positivo, lo sé. Este año voy a dar todo de mi para que sea un año maravilloso. Un año lleno de aprendizajes, de experiencias, de felicidad.

Los amo, mis chicos locos. Mi princesa, mi camarón, mis vidas.

¡Feliz Año Nuevo! Los abrazo en un momento.

Papá.

Nuevos sueños

Familia Muck Rodriguez

Cuando le pedí a mamá que sea mi enamorada (no sé si en tu época esta práctica sea frecuente, pero en la mía todavía uno le “caía” a su enamorada) tenía una idea bastante clara de lo que quería lograr con ella. Quería un futuro. Lo veía. Y lo veía con ella.

Y desde entonces, hemos trabajado muy duro para hacer que cada día ese futuro esté más cerca a nuestras manos. El día que le pedí que se case conmigo, ya tenía todo listo para que nos mudemos juntos, y así nuestro proyecto daba un paso hacia adelante. El día en que nos casamos, concretamos un siguiente paso. Y poco tiempo después, tu llegada nos demostraba que estábamos haciendo las cosas bien. Un angelito llegó para bendecir nuestras vidas con su presencia, con su alegría y sus propios retos.

Estamos a punto de soplar 3 velitas en tu próxima torta de cumpleaños este 14 de setiembre, y cuando pensábamos que nuestra alegría no podía ser mayor, nos enteramos que pronto tendrás un regalo más grande que la primera bici que te llevarás ese día.

Serás hermana mayor. 

Nuestra familia crece! Con ella toda nuestra alegría, nuestro amor, y nuestras ganas de salir siempre adelante junto a ti, y a tu hermanito/a (todavía no sabemos si será un él o ella, te imaginas la emoción? Corren las apuestas!).

Valentina colita

¿Puedes creerlo? Vas a tener un/a compañero/a de juegos, de aventuras, de planes. Un/a compinche en todas tus travesuras, y él/ella tendrá una confidente, maestra, ejemplo (hasta mal ejemplo) en ti. Tendrás un chivo expiatorio para tus travesuras, y él o ella a alguien a quien acusar. Se guardarán secretos, discutirán, jugarán, se cubrirán las espaldas, se presentarán amigos, compartirán sueños y discutirán sobre miles de razones. Serán mejores amigos/as y contarán el uno con el otro para siempre.

Nuestra vida da un paso más, nuestra familia crece y todos nuestros corazones crecen con ella. 

¿Estás lista para ésta nueva aventura? Porque lista o no, allá vamos! Estamos infinitamente felices!

Te amoooo!

Papá.

P.D: Estoy seguro que serás la mejor hermana mayor del Universo!

P.D2: Jefe, si lees esto, necesito un aumento! Jajaja

Paz

Hola princesa! Hace unas semanas que no te escribo (como 8…) porque han sido días complicados y para nada fáciles en algunos casos. Finalmente he conseguido algo de paz en estos días de tantas emociones y obligaciones, así que haré lo posible por tratar de resumirte lo que ha estado pasando en estos días, y aunque esta carta no es mi típica carta de “La vida de acuerdo a mis fotos”, para ayudarme a resumir incluyo muchas, muchas fotos. Empiezo.

Nuestro lonche navideño:

IMG_1629 IMG_7358 IMG_1642Desde que naciste y cambiaste nuestra vida poniéndola de cabeza, nuestra nueva vida de a tres se convirtió en una vida socialmente distinta. Nuestro tiempo era tu tiempo, nuestras actividades, centradas en las tuyas. Así, dejamos de salir a muchas cosas a las que normalmente salíamos, y por ti dejamos de ir a otras tantas cosas. Y muchas de esas “cosas” eran cosas de nuestros amigos, sus presentaciones, cumpleaños, celebraciones, etc. Así que desde que naciste, preparamos un lonche navideño para todos nuestros amigos, en los que buscamos celebrar sus éxitos durante el año, ya sea haber escrito un libro, conseguir un ascenso, o simplemente sobrevivir a sus chambas. Nos parece justo, necesario y muy importante porque ellos forman parte de nuestro corazón, y siempre queremos que sepan que aunque no podamos estar con ellos en esos momentos hitos para ellos, estamos siempre presentes en espíritu. Y por eso celebramos ese lonchecito navideño. Este año, preparamos muchas de las cositas que presentamos juntos. Tus manitas en la cocina son la cosa más curiosa que existe, y amo poder compartir ese espacio contigo. En serio.

Navidad en familia, por partida doble. Tu Opa y tu mamama Zoila llegaron a Lima para pasar Navidad y Año Nuevo contigo así como unos días de enero. Y si bien cada año nos turnamos pasar la Noche Buena en un lado u otro, siempre es divertido verte gozarlo por partida doble. Y para nosotros es una delicia pasarlo con la familia, desayunar juntos, abrir algunos regalos y recordarnos lo mucho que significamos el uno para el otro. Tenemos mucha suerte princesa. No lo olvides nunca.

IMG_1921 IMG_1796 IMG_2215 IMG_2204 IMG_1961Llegó el Año Nuevo antes de que podamos pensar en todas las cosas que hicimos durante el 2014, y este año decidimos pasarlo en casa y con tus tíos Jossy y Fer y tus pequeñas primas. Preparamos una rica cena, nos divertimos mucho y puedo decirte que por primera vez casi, casi llegas despierta a la medianoche. Llenas nuestro mundo de alegría con esa sonrisa tuya, sabes? IMG_7781El verano llegó con su habitual calor, y con él toda la temporada de playa, piscina y ropas de baño. Puede contarte que eres la flamante dueña de 3 tipos de flotadores – primero te compré los amarillos que ves en las fotos, luego te empecinaste en que sólo te ibas a poner unos de princesas, los cuales conseguimos, y finalmente yo me empeciné en conseguirte uno que es como un chaleco salvavidas con el que flotas sola en la piscina.

El verano nos lleva a todos al sur rápidamente para aprovechar del sol, especialmente durante los días de semana para aprovechar que Papá tuvo algunos días de vacaciones para pasar apachurrándote cada segundo que pude. IMG_2462 IMG_2264 IMG_7942 IMG_7836El final del año y el nuevo año llegó también de la mano de un nuevo proyecto de dos amigos y papá, llamado Foodie, una nueva marca de Delicatessen por Delivery. Un emprendimiento empresarial fomentado por tu tío Panchito, que es el motor de estas iniciativas en las que papá termina involucrado principalmente por el amor a la comida y a la publicidad y el marketing. Tengo que decir que estoy muy feliz con la respuesta que ha tenido, y si Dios quiere, quizás sea algo que pueda crecer con el tiempo. Gran parte está en las manos y sazón de nuestro Chef y socio Christian, en quien nos encomendamos.

IMG_7481Desde ya puedo decirte que el Opa es gran fan de Foodie, así como tu mamama Zoila. Así que veremos si esto crece!

IMG_2030

El año empezó con mucho trabajo, muchísimo stress y mucha carga emocional. En gran parte porque he estado bastante mal en las últimas semanas. Vengo cargando con un enorme dolor en la zona lumbar y he tenido ya un total de 10 días de descanso médico entre una cosa y otra por lumbago, lumbalgia, lumbociática, etc.IMG_2601

Finalmente luego de una resonancia magnética me diagnosticaron una hernia en la zona lumbar, y la próxima semana veré a un Neurocirujano a ver qué es lo que recomienda como tratamiento para la misma. No sé qué es lo que me dirá, pero puedo decirte que este dolor también me ha tenido alejado de la computadora, razón por la que no he podido sentarme a escribirte como quisiera.IMG_2679 Hoy, tengo la oportunidad de hacerlo gracias a varias pastillas, razón por la cual he podido volver a trabajar, ya que después de 10 días de descanso médico estoy seguro que incluso en mi trabajo me han echado en falta.

IMG_2687

La otra razón por la que hemos pasado días difíciles es porque tu Mamalice, tu bisabuela, nos dejó hace unos días. IMG_3340

Su partida ha sido muy dolorosa para mamá, y todos nosotros la extrañaremos muchísimo. Por mi parte puedo decirte que tu Mamalice era una gran señora, de un corazón enorme y que sentía mucho cariño por mi. Yo también la quise mucho, la quiero mucho y la querré mucho. Cuando falleció mi abuela, ella me obligó a llamarla a ella abuela, para que nunca sienta que me faltaba una abuela. Ahora cuando mamá te pregunta si sabes donde está, respondes: “En el cielo, volando, buscando un tesoro de piratas, princesas y chuculate”. De dónde sacaste eso? Ni idea. Me imagino que una mezcla de todo lo que te hemos dicho y todo lo que deseas tú. Sin embargo no creo que andes muy equivocada. Estoy seguro que tu Mamalice está precisamente ahí arriba, mirando desde el cielo a su tesoro de chuculate que eres tú, y es toda su familia. En su honor, hace unos días soplamos un par de velitas – una de Spiderman o el “Omi Añaña” como le dices tú, y otra de Blanca Nieves, porque total, la simbología y la intención la llevamos por dentro – por tu bisabuela, que tantas velitas prendió por nosotros cuando le pedimos que rece por nosotros. Le seguiremos pidiendo ayuda, y espero que ahora que está arriba, maneje la burocracia celestial con mayor eficiencia!

IMG_2698Durante estos días de descanso médico, y en suma con las vacaciones, hemos comido, comido y comido. Me encantaría decirte que he sido fiel a la dieta o algo por el estilo, pero la verdad es que no. Vamos, tampoco la he roto como un salvaje, pero estar en casa y tener la oportunidad de cocinar siempre hace que uno termine haciendo una que otra travesura. La verdad es que disfrutamos estar juntos en la cocina tanto, que hasta un nuevo proyecto ha salido de este disfrute. Así que ya estamos trabajando junto a una fantástica amiga en un libro de cocina, que si Dios quiere, podría ver la luz este año. Después de todo, muchas mamis nos lo han pedido y yo creo que podrían tener razón.

IMG_1998 IMG_2234

 

Porque aunque no lo creas, pasamos muchísimo tiempo juntos en la cocina, jugando, aprendiendo, tú tratando de preparar huevitosh o lavándote las manos obsesivamente, y yo tratando de manejar el elemento de caos que aportas a un ambiente controlado y con tantos riesgos como es una cocina, haciendo que la experiencia sea divertida para los dos. Créeme que estos días en los que he estado mal (estoy mal) no ha sido fácil. Pero lo seguimos intentando, y no dejaremos de intentarlo nunca. Por el momento no aceptaré una terapia que implique no poder pasar tiempo contigo. Aunque me parta la espalda en dos. Verte jugar, aprender, comer, disfrutar es lo que AMO de la vida. Me sería imposible alejarme aunque sea un ratito de eso.

IMG_8368A todo este stress se ha sumado el que te hemos quitado los pañales. El 12 de Marzo empiezas clases en el nido, y nuestra vida iniciará una nueva rutina, y para esto hemos pasado varios días tratando de que controles tu cuerpo con cada vez mayor éxito. Felizmente lo estás logrando, y estoy seguro que para el inicio de clases ya lo habrás dominado. Porque tendremos que dejarte en clases, y recogerte de ellas, verte crecer y hacer amiguitos, interactuar con otros papis, escuchar opiniones sobre tu desempeño y aprendizaje y tolerar cualquier clase de comentario al respecto. Aprender a digerirlo y tratar de convertir nuestro hogar en el mejor ambiente para que tu aprendizaje se vea reforzado, y no ser la clase de papás que no hacen caso a las recomendaciones de los profesores. Es todo un mundo al que todavía no me llego a acondicionar mentalmente, pero para el cual me estoy preparando.

Del mismo modo, empezamos con la búsqueda de tu colegio. Como sabrás, yo he estudiado en varios colegios y no tuve la oportunidad de tener una promoción como la tuvo mamá, en la que tiene amigos de toda la vida, amigas con las que se conoce desde el Kinder. Yo lamentablemente no tuve eso, y aunque estudié en el Humboldt durante el Kinder y parte de la primaria, tuve que viajar con el Opa, tu padrino y tu mamama a España por unos años por el trabajo del Opa. Luego vinieron otros colegios y otros amigos, algunos de los cuales siguen conmigo hasta hoy. Pero no tuve esa “promo de toda la vida” y me encantaría que tú la tengas, haciendo honor al cliché paternal queriendo que tengas eso que yo no tuve.

Así que estamos postulándote en el cole también, con todo el papeleo y el stress que eso trae consigo. Hemos recogido y recolectado toda la documentación, hecho los pagos y presentado todo. Ahora sólo nos queda esperar con los dedos cruzados y pedirle a Mamalice que nos ayude para ir separando tu vacante. Como si fuera poco stress la hernia, su partida y todo lo demás.

Pero confío en que todo estará bien. Pase lo que pase, vivirás en un hogar lleno de amor. Y como no puedo controlar el resto de las cosas, al menos puedo asegurar eso.

Te amo princesa loca. Te amo cada día más que el anterior. Como tus patas. Que cada día son más largas.

Papá.

 

 

 

 

21 días para cambiar el mundo: Día 3. Reduciendo la contaminación verbal

Valentina jugando en el túnel

Hola princesa Valentinopla!

El mundo es ancho y ajeno, y tú todavía pareces no comprenderlo de ese modo. Para ti, para tu generación, todo será más rápido, inmediato, las distancias serán siempre relativas. Hablas con tus abuelos que están en Chile como si estuvieran aquí, y es normal. Viajas a Urubamba en cuestión de un par de horas, y es normal. Vives como si el mundo fuera tu campo de juegos, y eso es brillante. Porque lo es. Y aprendes, aprendes, aprendes. Imitas nuestros gestos, nuestras acciones, me doy la vuelta para traer tu toalla antes de bañarte y te encuentro en tus huggies y trepada a  los zapatos de mamá. Valetina Huggies en tacosY morimos de risa, porque eres una lora, aprendes nuevas palabras cada día, articulas frases y tenemos conversaciones cada vez más largas. Te amamos por eso. Y lo celebramos.

Pero también nos reímos cuando de rato en rato imitas alguna palabrota. Porque es divertido escuchar una palabra mal pronunciada salir de esa boquita que no tiene idea de lo que está diciendo. Y sólo tras reír nos detenemos a pensar en las consecuencias de que seamos tus modelos a seguir. Nos olvidamos por instantes que somos tu ejemplo de vida.

Mientras estuvimos de vacaciones en Urubamba, un chico nos dijo “No extraño Lima. Es una ciudad muy violenta. Todo es violento. Desde el tráfico, hasta la gente.” Y me quedé con esa frase grabada en la mente, porque hasta cierto punto, siempre tuve esa percepción. Habitamos una ciudad cada vez más grande, con más automóviles, más competitiva, donde todo es una lucha y cada uno vela por si mismo. No tenemos una identidad de ciudad más que de criollos, de vivos, y de creativos (eso sí). Pero creo que pocos pueden decir que Lima es una ciudad amistosa. Quizás sea mi percepción, pero al menos eso creo.

Y siento que parte esa violencia se manifiesta casi de manera automática en la forma en la que hablamos. De nuestras bocas brotan palabrotas y lisuras con una facilidad con la que ya quisiera que salgan elogios y piropos. Somos víctimas del habla popular, de “tener calle”, de no ser “lornas” y de que nadie nos agarre de vivos. Así que exhibimos nuestro florido verbo, cada vez con mayor naturalidad. Cuando no es natural. No es bueno, no es bonito y por último, no nos hace ser más o menos lornas, tener más o menos calle, o ser más o menos vivos. Simplemente nos hace procaces.

Y si bien no puedo protegerte de esa clase de violencia verbal fuera de casa, puedo darte un buen ejemplo, y hacerlo dentro de casa. En nuestra familia. Porque yo recuerdo que en casa ninguno de mis papás me dió un ejemplo de “verbo florido”, y fue en el colegio, la universidad, la vida, que descubrí mi nuevo “vocabulario”. Sin embargo siempre supe que estaba mal, que no era adecuado. Hoy, quiero que crezcas imitando algo positivo, y cultivando la conciencia de lo que está bien y está mal. Porque las palabras afectan de forma positiva o negativa el mundo en el que vives, y así como sembramos arbolitos para luchar contra la contaminación ambiental, podemos hacer algo contra la contaminación verbal.

Jarro Press Forward Jarro Pressforward #escogevidrioHace un tiempo, una amiga de mamá (tu tía Jessica)  nos regaló un frasco de vidrio llamado “Press Forward”, lleno de papelitos. La idea de este frasco es darte un impulso cada día, o cuando lo necesites, para seguir adelante. Cuando el mundo no tenga mucho sentido, o cuando haga falta una dosis de inspiración: Press Forward. Por ejemplo:

Frase Press ForwardEste frasco me pareció siempre una idea brillante, y una herramienta linda para encontrar una pequeña dosis de inspiración. Así que mientras pensaba en qué hacer para ayudarnos a corregir nuestro vocabulario, se me vino esta mecánica a la mente.

Porque naturalmente pensé primero en lo que los amigos norteamericanos llaman un “Swear Jar” o Frasco de Palabrotas, en el que metes una cantidad de dinero cada vez que sueltas una lisura. Pero mientras más pensaba en él, mientras más lo visualizaba lleno, menos me convencía. Porque tener un jarrón de vidrio lleno de dinero no me parecía la representación adecuada de algo que está mal. Todo lo contrario. Te imaginaba diciendo “Papá! Hay 200 soles aquí, vamos a comer!” cuando todo ese dinero acumulado sería fruto de soltar ajos y cebollas por un periodo de tiempo.

No. No me convencía. Así que cuando recordé Press Forward, se me ocurrió utilizar la misma mecánica. Y crear un Frasco de Palabrotas lleno de cosas positivas. Lleno de pequeñas tareas positivas para corregir, a modo de incentivo-penalidad, nuestro vocabulario. Así, cada vez que uno de nosotros sienta que ha utilizado una palabra indebida, puede tomar un papel, y cumplir la pena, haciendo algo positivo. Es una forma de ver que si el frasco se vacía, se hará haciendo siempre algo positivo, y si no llegamos a vaciarlo, pues mejor! Ganamos en ambos casos, y así nivelamos y balanceamos nuestro “karma” verbal.

Así que me puse manos a la obra. Escribí algunas penalidades que me parecían positivas, algunas relacionadas al lenguaje, otras a acciones que creo importantes en casa, y me las imprimí en algunas hojas de papel. Jarra de Palabrotas Paso 1 Creo que cada papá que quiera hacer algo similar puede imprimir sus propias penalidades. No hay pierde!

Luego escogí un frasco de vidrio (nunca plástico, #escogevidrio es la consigna familiar!), y fui doblando uno a uno cada papelito. No te mentiré princesa, me tomó un par de horas llenarlo, pero lo hice. Y te confieso que fue una actividad de domingo bastante relajante. Me sentí en paz haciéndolo.

Jarro de Palabrotas paso 2 #escogevidrioFinalmente, tapé nuestro Frasco de Palabrotas y escribí las instrucciones del mismo en la tapa, y le puse un pequeño lazo para que sea vea más bonito.

IMG_1141 Jarro de palabrotas #escogevidrioTraté de escribir con mi mejor letra, pero sabes que mi caligrafía no es la mejor. Estoy seguro que la tuya será preciosa, princesa panetonera!

Finalmente, dejé el frasco en la sala, al lado de nuestro frasco de Press Forward. Me parece algo intrigante que quizás llame la atención de las personas que nos visitan. Quizás nos pregunten un poco más sobre eso. De pronto si alguien más se anima a hacerlo, estaremos contribuyendo a disminuir la polución verbal en más hogares que en el nuestro. Eso sería un éxito, no pequeña loca?

Jarros #escogevidrio

Te amo tanto princesa, que no se me ocurre algo que no haría por ti. Este es el 3er día para cambiar el mundo de nuestro plan de 21 días. Y te juro, siendo sólo el principio, que me siento muy feliz de que estemos haciendo algo de forma activa para tratar de darte un hogar más feliz, y como consecuencia, un mundo mejor. Me siento renovado, me siento inspirado, y me siento enamorado de ustedes. De mis dos chicas. De la familia que tenemos, y del futuro que estamos construyendo juntos.

Mientras tanto pequeña ratona loca, sigue comiendo tu panetoncito tranquila.

Te amamos, y morimos de risa cuando te despiertas y pides tu vestido de princesa Sofía. Valentina Disfraz Princesa Sofía

 

 

 

 

 

 

 

21 días para cambiar el mundo: Día 1. Tienes más de lo que necesitas.

Valentina Sonríe

Esta es mi carta número 100 a ti, princesa, y por ti quise empezar esta serie de 21 actos para cambiar el mundo. La idea partió de una acción creativa que desarrolló Nicko Nogués llamado “Humanity: 21 días de bondad” en la que emulando un programa de training físico llamado Insanity, él proponía 21 días consecutivos llenos de acciones de bondad. Quienes estén interesados pueden echarle un ojo al plan completo aquí.

Así, inspirado en los 21 actos de bondad de Nicko, se me ocurrió que nosotros como familia debíamos iniciar 21 actos para cambiar el mundo, partiendo por nosotros como familia. Porque nosotros somos nuestro mundo, y si cambiamos nosotros, quizás seremos capaces de cambiar el mundo que nos rodea.

De esta forma, me puse a pensar en la mejor manera de empezar. Y mientras daba vueltas por nuestro departamento, me puse a pensar en todo lo que nos rodeaba. Lo lindo, lo no tan lindo, lo que ya no encuentra espacio, lo viejo. Me puse a ordenar la cocina, el comedor, la sala, nuestro dormitorio… A poner las cosas en su lugar.Cocina ordenadaSe me ocurrió poner todo en orden, limpiar las cosas en la cocina y poner finalmente nuestras especias en los distintos frasquitos de vidrio que tenemos, que las conservan mucho mejor y más frescas (recuerda, #escogevidrio), y mientras me ponía manos a la obra, y en muchos casos tiraba a la basura muchas cosas de la despensa que ya se habían vencido, me sentí mal. Pomos de vidrio

 

Me sentí mal, porque había llegado a evidenciar que compramos más de lo que consumimos. Incluso si compramos para abastecer nuestra despensa. No hemos logrado un balance entre compras y consumo, y dejamos que muchas cosas se vuelvan inservibles para el consumo humano. Y eso me chocó. Porque fueron a parar a la basura, y ni siquiera tuvimos el tino de donarlas o regalárlas a alguien que pudises beneficiarse de ellas. Y simplemente ya no era posible. Me pregunte, ¿qué otras cosas de nuestro hogar estaban siendo desperdiciadas?

Con eso en mente, ingresé a mi armario, y me puse a revisar una por una cada una de las prendas que se encontraban ahí guardadas. Esos eternos polos que no uso desde hace 5 años. Ese buzo del colegio que guardo con nostalgia. Esa camisa que alguna vez me regalaron y jamás usé, ni usaré. Ropa que se encontraba ahí, “venciéndose”. Y recordé algo que hizo mamá el año pasado, cuando participó en un evento llamado “De trapos corazón” donde limpió toda su ropa y se quedó sólo con lo que ella usaba realmente, donando todo lo demás a una buena causa. Y me pareció sensato. Sensible. Urgente.

Así que me puse manos a la obra, y me dediqué por varias horas a revisar cada cosa, y editar el armario, tratando de ser lo más honesto conmigo posible: Si no he usado algo en el último año, es momento de donarlo.

Fui llenando mi cama de ropa y consecuentemente, vaciando mi ropero. En el piso yacían decenas de colgadores de plástico como recordatorios inertes y tóxicos de nuestra necesidad de acumular y acumular. De la inercia del consumo.

ColgadoresA medida que iba siendo más y más honesto conmigo mismo, sentía que me liberaba mi corazón de capas de peso acumulado. Me sentía cada vez más ligero. Decidí no dejar de evaluar ni una de todas las prendas que poseo. Desde la más nueva zapatilla hasta el último calcetín.

Pasé por los ternos que adquirí en mi época corporativa, los cuales ya ni me quedan al haber bajado 22 kilos de peso. Por jeans de todas las tallas y tipos. Por zapatillas que dejé de lado porque me encamoté con unas nuevas. Recorrí cada una de las corbatas, las bonitas, las feas, y lamenté conservar un número inaudito de correas de todo formato para pantalones que nunca usé.

Finalmente y tras unas horas de dedicación, mi clóset se redujo a sólo lo que uso de forma frecuente. Es decir, al menos 1 vez al mes. Incluido un nuevo terno, que me queda bien. Todo lo demás, al carro a ser donado.

Ropa a donar Ropa a donar Cosas a donar Camioneta llena de donaciones

Tienes más de lo que necesitas, princesa. Créelo. En casa, somos muy afortunados. Mamá trabaja duro, y papá se saca el ancho también. Así, tienes todo lo que necesitas, y más. Además, tienes el cariño de toda tu familia, que está lista para prodigarte amor y satisfacer cualquier necesidad o capricho tuyo. Y eso está bien. Eso es normal. Hasta cierto punto, claro está.

Crecerás, si Dios quiere, con el pleno conocimiento de que todo lo que tienes, costó. Que las cosas no se compran con dinero. Se compran con esfuerzo y tiempo. Que cada centavo, tiene un valor real en horas de dedicación. Que un jean, costó algunos días de trabajo. Que una nueva bici, más días de trabajo. Que nada es regalado. Todo tiene un precio.

Y crecerás también sabiendo que no todo el mundo tiene la suerte de que su tiempo y su dedicación sea recompensada del mismo modo. Algunos, mueren por dedicar su tiempo y esfuerzo por dinero, y no consiguen ese trabajo. Otros, fueron llevados por caminos de la vida en la que las oportunidades son cada vez menores.

Sin embargo, es nuestro deber no vivir en una burbuja, y ser conscientes de que el mundo que nos rodea es nuestro. Y que es nuestra responsabilidad tratar de hacer de él un mejor lugar. Esto significa ayudar al prójimo cuando podamos. Porque la pregunta nunca será, ¿por qué ayudar?. La pregunta siempre será ¿Por qué NO ayudar? ¿Por qué NO dar una mano? Nos tomará algunas horas intentar esta limpieza de todo aquello que acumulamos y no nos sirve. Y terminaremos cansados por fuera, pero felices por dentro. Te lo aseguro. Lo sé de primera mano.

Agotado

Empecemos a cambiar el mundo, princesa, cambiando un poco nosotros. Aprendamos de nuestros errores, identifiquemos las oportunidades, y logremos ser la familia que queremos ser. No hacen falta actos enormes. Basta con cambiar un poco nosotros.

Te amo. Soy un papá orgulloso y feliz, y si así empezamos las primeras 100 cartas, espero que cuando lleguemos a las 200, seamos mejores personas, mejores papás, y tú seas todo lo que puedas llegar a ser.

Papá. Valentina Tobogán

 

P.D: Gracias a todos los amigos por sus brillantes ideas de a dónde donar todo lo que recogimos de casa! La camioneta está llena y ya tiene destino. Mil gracias!