Cumpliste tres, cumplimos 3

Chiqui, este año cumpliste 3 añitos. No calculas lo importante que fue tu cumple para mi. Valentina sopla su vela de cumpleaños

3 años de estar juntos. 3 años de verte crecer, cambiar, convertirte en una niña perspicaz, traviesa y preciosa. Adorar cada segundo de esos 3 años sería simplificar lo que siento, porque ser tu papá, más que encantarme, me define.

Tu cumple estuvo hermoso. No podía ser de otra forma, con toda la entrega que Mami le puso este año. Yo, que me confieso un controlador total en lo que a planificación de eventos se refiere, tuve una labor de apoyo y soporte en esta ocasión, en la que no pude tomar vacaciones como en años anteriores para planificar tu santo. Sin embargo, claro que puse mi grano de arena, eh!

Para empezar, tuviste 3 celebraciones. No te acostumbres a esto Chiqui! Es más un tema de desorganización familiar que de celebración en sí, pero no puedo decirte que no gozaste como loca. Tuviste una celebración en casa con tus amiguitas y abuelos unos días antes, una en el kinder el mismo día de tu santo, y una en casa de tu mamama Zoila unos días después. Además te volvieron a cantar Happy Birthday en casa de Luzma. Así que celebrada hasta los 18 años creo yo.

¿Qué recibiste por tu cumple? Pues bueno, a pesar de tener varias celebraciones pequeñas de cumpleaños, decidimos hacerte un único regalo. Algo que venías pidiendo hacía un tiempo: Una bici “con pedales”!

Y lo pongo entre comillas, porque desde que empezaste a caminar tuviste una pequeña bici strider sin pedales, para desplazarte empujándote con los pies sobre el piso. Pero cada vez que salíamos al parque o a caminar te quedabas mirando a los demás chicos que pasaban a la velocidad del rayo a nuestro lado, con sus bicis a pedales. Así que este año tuviste tu primera bici hecha y derecha. Y más feliz, imposible!

bici de cumpleaños

Como te decía, tu cumple caía un día lunes, así que el sábado previo, tuviste un lonchecito de princesas al que asistieron tus amigas del cole, todas con sus vestidos, así como Elsa y Anna de Frozen y Ariel y Rapunzel. Tu mesa de cumpleaños estuvo hermosa, tuviste una torta de chocolate maravillosa y todo estuvo repleto de flores (amas las flores!).

Mesa de cumpleañosMesa en procesobocaditosmesa de cumpleañosmesa de cumpleaños

Mami y tu tía Rosalba trabajaron tanto en la mesa que parecía de ensueño. Tus otras tías y tu mamama Zoila ayudaron a poner todo en su sitio el mismo sábado, y tú no podías más con lo lindo que estaba todo. Mami trabajó duramente, incluso con su muñeca lastimada, y lo hizo todo con una gigantesca sonrisa en el rostro.

Vane poniendo mesa

Yo por mi lado no dejé atrás nuestra tradicional limonada rosada. Me encanta que tengamos nuestras tradiciones, que cada año sepamos que tenemos una tarea especial y que construyamos estas cosas juntos. Este es el 3er año, y el 3er año que yo me encargo de esto.

dispensadores de limonada rosada

Mi pequeña terrible, estabas tan hermosa el día de tu cumple! A pesar de haber pedido por meses tener un cumple de princesas, llegado el día decidiste que querías recibir a todas tus amigas vestida de súper heroína! Me hizo tanta gracia, y por más que quisimos convencerte de lo contrario, tú y tu enorme personalidad decidieron ponerse el antifaz y la capa y recibir a todos así.

Valentina hermosa Valentina súper heroina

Mi pequeña loca y su tremendo carácter… Sin embargo llegaron Ariel y Rapunzel, y corriste a enfundarte en tu disfraz de Elsa. ¿Quién lo diría? Al parecer las princesas son los Beatles de hoy en día. Valentina y su vestido de Elsa Valentina y Ariel Valentina y Ariel 2 Pequeñas princesas Valentina y Ariel Valentina y Ariel Abuelos

Cantaste, las abrazaste, saltaste, corriste y jugaste. Te sentaste con ellas a pintar, a leer cuentos y a comer sandwiches haciendo picnic en la sala. Pasaste junto a tus amigas, una tarde linda hecha solo para las chicas. Fue súper divertido ver los rostros de todas iluminarse con las princesas. Sin duda alguna es la magia de la niñez, de la inocencia pura. Esta misma magia es la que se reflejaba en los rostros de los papás, de los abuelos. Es imposible no ver a una niña feliz y no volver a creer en la magia, en que el amor hace que el mundo se mueva y que todo es posible.

Valentina y Elsa Valentina cantando Valentina y Elsa Valentina y Elsa

Incluso ver a tu mami tan feliz, cantando a voz en cuello contigo… Para mi, totalmente increíble. ¿Sabes que ustedes son mi felicidad? Mamá feliz

El lunes siguiente a tu lonchecito de princesas celebramos tu verdadero cumple: 14 de setiembre. Los lunes, como ya has aprendido (a la fecha, me preguntas: “Ya es lunes?” para responder con un “Ay…” cuando respondo afirmativamente) son muchas veces complicados especialmente si de celebraciones se trata. Sin embargo respetamos nuevamente nuestra tradición, y el domingo después de limpiar toooodo lo que representó tu lonche el día anterior, nos pusimos a hornear tu torta de cumpleaños. Porque esa es otra de nuestras tradiciones, sabías? Tu papá no va a dejar de hornearte nunca tu torta de cumpleaños. No importa lo mucho que tengamos que limpiar, lo cansados que estemos. Es un regalo para mi, tener la oportunidad de prepararte algo que disfrutarás sólo el día de tu santo, que compartirás con tus amigos, que se preparó con el corazón desde la compra de los ingredientes hasta sacarse del horno. Hasta te diría que sí, en este caso, el amor es sin duda alguna el ingrediente más importante.

Pero como se trata del kinder, y una dosis masiva de chocolate no es ideal para los niños en horario de clases, este año hicimos un keke de zanahoria riquísimo con nueces y frosting. Tenía un poco de miedo que a alguno de los chicos no les guste (no hay peor crítico gastronómico que un niño) pero fue un éxito total! No solo les encantó, pero repitieron hasta terminarse el kuchen.

torta de cumpleaños en el kinder

Para el día de tu cumple, recibiste una corona preciosa en el Kinder, y tanto mami como Papi fueron a contarle a todos tus amiguitos todo lo que había pasado antes de que llegues a este mundo, y en estos tres hermosos años. Les contamos sobre cómo nos conocimos y nos casamos, cómo estuviste dentro de la panza de mami por 9 meses, y todo lo que hemos venido viviendo año a año. Estuvo súper lindo, y finalmente recibiste algunos regalos de tus amigos. Es tan precioso para un papá ver a su hija tan feliz, y ese día creo que el regalo más grande nos lo llevamos nosotros.

cumpleaños en el kinder
cumpleaños en el kinder

Sin embargo queríamos darles una sorpresita a todos tus amigos, tanto ese día como el día de tu lonche de princesas, así que mami había preparado unas plantitas especiales para cada uno de los chicos. Estaban hermosas! Y es que este año decidimos no regalar más dulces, y más bien ser un poco más traviesos. Estábamos seguros que los papis de tus amiguitos iban a estar felices de que consuman un poco menos de azúcar.

sorpresitas

Lindas, no?

El sábado siguiente celebramos en casa de tu mamama y Opa con tu familia por lado paterno (suena tan protocolar eso!). Pero eso, lonche de cumple en casa de mis papás. Jugaste con Bilbo, abriste más regalos con tus primos por todos lados y te cantaron Happy Birthday, las mañanitas, cumpleaños feliz y poco más y te cantaban la Malagueña.

cumpleaños en familia abriendo regalos en familia Cantándole happy birthday en familia

Ay mi chiqui! Eres tan afortunada! Eres una niña con mucha suerte, que ha nacido fruto del amor de dos papás que te deseaban con toda el alma. Ya te he contado más de una vez que tenías una habitación en nuestra casa incluso antes de concebirte. Que muchas veces nos sorprendíamos diciendo “Busca en el cuarto de Valentina!” cuando buscábamos algo, meses antes de siquiera saber que mamá estaba embarazada. Porque te soñábamos.

Tanto amor hacia ti, tanta suerte, tanto trabajo de tus padres y de toda tu familia alrededor tuyo es sin duda alguna una bendición. Y esas bendiciones deben llevarse con mucha responsabilidad. Porque saberse afortunado, es entender que hay muchos que no tienen la misma suerte. Saberse amado, es entender lo que es la ausencia de amor.

Yo sé que ya te había contado sobre esto antes, pero quería aprovechar para dejarte el video de lo que hicimos también días antes de tu cumple. Porque es importante entender que para recibir, hay que saber primero dar.

Mi pequeña maravilla, mi gatita hermosa, sé que esta carta te ha encontrado algunas semanas tarde. Debí escribirla hace meses incluso! He guardado las fotografías en carpetas en mi computadora hace semanas, y he empezado esta carta más veces de las que quisiera admitir. Pero el tiempo se me ha estado escapando de las manos, y este año me ha costado más que nunca encontrar la mejor forma de gestionarlo. Rezo a Dios que el próximo año sea uno más tranquilo para mi.

Sin embargo quiero que sepas, y de hecho estoy seguro que lo sabes pero quiero ponerlo por escrito, que aunque a veces exista un periodo de tiempo entre carta y carta, tú y yo no le perdonamos ni un segundo libre al día. Somos inseparables. Nos exprimimos al máximo los fines de semana, y nos agotamos mutuamente desde el amanecer hasta el anochecer. Y eso, me encanta.

Tengo tanto que contarte que una carta cumpleañera no basta. Así que tenme algo de paciencia, que pronto llegará una nueva carta. Lo prometo.

Papá.

Te acercas

El día de ayer revisé como cada día lo que “What to expect when you are expecting” tenía preparado como mensaje para mi, y encontré esto. No pude más que sonreír.

Y me hizo gracia no porque en cierto modo es lo que ya estoy haciendo contigo pequeña mariposa, pero porque la idea de poder compartir contigo todos mis pensamientos, sueños y emociones en una sola carta me parece gracioso. La verdad es que, como algunas lectoras ya anticipan, creo que este blog podría rápidamente convertirse en un pequeño libro de cartas. Porque si bien a veces no termino de encontrar tiempo para escribirte cuando lo deseo, las ganas de hacerlo no parecen disminuir con el pasar de los días. ¡Todo lo contrario!

El sábado pasado fue tu baby shower! Oma y Opa ofrecieron su casa para hacer el pequeño evento, el cual fue organizado por tus tías Rochi, Jossy y Karlita (mi hermana). Qué tal chamba se mandaron! Yo mismo, que aporté mi granito de arena con una que otra cosita ese día, me quedé sorprendido con la tremenda logística detrás de un Baby Shower. Tengo que decir también que todas las amigas de tu mami colaboraron, se remangaron y decoraron, picaron fruta, prepararon tragos, ordenaron regalos, etc. Una locura. Pero la verdad es que tanto tu mami como tú lo merecen. Hasta llegaron de una revista a tomarle una foto a mamá (contigo adentro, obvio!). Así que si la foto llega a salir, seguro que te la dejo en este espacio.

Escogieron flores de lavanda para tus centros de mesa, y si no me equivoco la lavanda representa la ternura respetuosa. Más allá de que el color es precioso, y de que el aroma a lavanda es muy agradable (tanto así que hay cientos de suavizantes de ropa, antibacteriales y demás productos que utilizan ese aroma), el significado de las flores me parece muy representativo. Ternura respetuosa es una definición tan cercana a lo que siento cuando llego a casa, miro tus cositas, veo tu habitación, y abrazo la panza de mamá. Una ternura que me derrite, y al mismo tiempo un respeto infundido por el temor de ser un papá primerizo, sin experiencia alguna y que sabe que aprenderá cometiendo errores en el camino. Pero no dudes que disfrutaré de cada uno de ellos, y que aprenderé de los mismos lo más pronto posible.

¡La casa quedó preciosa! Justo a tiempo y antes de que llegue ninguno de los invitados el comité de organización ya tenía todo listísimo y preparado para celebrar tu llegada.

El único que daba vueltas por aquí y allá preparándose uno que otro trago era papá, que ante la emoción de lo que vendría, no sabía realmente cómo ayudar en ese momento, salvo sonriendo y manteniéndome alejado de la actividad femenina. Y eso sí, limpiando todo para asegurarme que todo esté impecable para le llegada de todas las amigas de mamá y familiares de ambos.

Una de mis tareas secundarias fue transformar las botellas de champagne que compramos para el baby shower en un trago llamado Bellini, último antojo de tu madre en estos días, y lamentablemente un antojo que no puede permitirse con frecuencia, ya que precisamente se trata de un trago.

Para las interesadas, se trata de un trago muy rico que consta de 1/3era parte de copa de duraznos en almíbar licuados, y 2/3 partes de la copa de champagne. No tiene mayor ciencia que mezclar una cosa con otra, así que no tienen pierde. A mi parecer es un perfecto trago para un brunch. Yo personalmente me preparé un Tom Collins, trago que el tío Esteban me “pegó” por primera vez y que desde entonces, no he dejado de considerar simplemente como buenazo.

Otra cosa que estuvo espectacular fueron los triplecitos. ¿Por qué será que los sandwiches miniatura de esta clase de eventos son tan ricos? Es decir, los triples grandotes son buenos, pero los triplecitos son una maravilla!

Parte de los misterios de la vida hija mía. Desde ya te prometo que en tus cumpleaños no faltarán esta clase de sandwiches, ni los de pollo en petit pan, que tan feliz me hacían de niño.

Pero mejor dejo de hablarte de comida, o no podré resistir la tentación de prepararme algo en este momento. ¿Te cuento algo especial? Ya puedo afirmar que he dejado completamente el cigarrillo, y ya voy bajando 10 kilos. Es increíble lo fuerte que me haces pequeña. Sin ti no podría hacer lo que estoy haciendo.

De regreso a los regalitos, sería súper difícil enumerarlos todos, y es que todos han sido espectaculares. Seguro irás viendo uno que otro en su momento, porque de todas maneras van a ser accesorios a todas las fotos que te vaya a tomar a lo largo de tu pequeña existencia. Me emociona mucho pensar en eso y en todos los momentos que viviré contigo. Me he tirado en la alfombra de la sala más de una vez y casi te veo junto a mi, gateando. Al mismo tiempo he mirado con cierto pánico todos los enchufes, bordes, y demás elementos peligrosos para ti. Todavía estoy decidiendo qué hacer al respecto, pero créeme que lo tengo en mente. Primero que nada, terminar de armar tu cuarto.

Te conté la semana pasada que ya había terminado de pintar tu cuarto, no? Pues te cuento que ya instalamos las cortinas y la decoración de la pared. Creo que está quedando lindo, pequeña mariposa. Sólo faltan los muebles que deberían llegar la próxima semana, y estaremos listos para recibirte. Claro, sin contar con que todavía tengo que viajar a traer las cosas que compramos para ti por internet. Pero estamos cada vez más cerca a tu llegada. 5 semanas y 5 días dice el What to Expect. Yo sólo espero que no te adelantes, y si lo haces, no lo hagas mucho. Llega a tiempo, llega con calma, llega feliz. Cuando llegues, te prometo que harás con tu cuarto lo que tú quieras. Por el momento, déjanos seguir jugando a ser decoradores. Nos mantiene a la expectativa, felices, y aleja un poco los nervios que nos trae tu eventual llegada.

La panza de mamá está hermosa. Es un huevo duro. Y tus patadas se sienten cada día con más fuerza e intensidad. Tus movimientos me hablan, y literalmente me pateas la cara cada vez que aprieto mis cachetes contra la barriga de mamá. Y me sigue pareciendo lo más tierno del mundo. ¿Cómo te he podido hacer, pequeña hermosa? ¿Cómo es posible que estés ahí dentro? ¿Cómo será cuando salgas? Mamá me pregunta si ya me hice una idea clara de cómo será nuestra vida de ahora en adelante, ahora que tenemos la casa llena de tus cosas… y la verdad es que la respuesta es rara. Evidentemente entiendo lo que implica tu llegada de manera racional… pero todavía siento que vivo en la trastienda de una tienda especializada en bebés. Me faltan tus sonidos, tu llanto, tu olor, tu tacto, para sentirme papá completamente. Por el momento, sólo tengo un inmenso amor nervioso y aterrorizado que navega entre la calma y el pánico y se intercala con claridad, y oscuridad.

Creo que cuando mami dé a luz, yo también veré el mundo de manera más clara. Y seremos tres los que habremos nacido ese día. Tú como Valentina, Vane y yo como Mamá y Papá.

Te espero.

Papá.

 

La vida de acuerdo a mis fotos II

Hola pequeña Valentina, hace días que tengo ganas de escribir este post, y la verdad es que para variar el tiempo me ha estado mordiendo los talones.

Recuerdas que te conté que te había comprado tus primeros aretitos? Pues aquí están. Le hice un pequeño “blur” al nombre de la joyería, porque pues este blog no es auspiciado por nadie, así que no vamos a ir por la vida haciéndo cherrys gratuitos. Espero que cuando leas esto todavía tengas tus pequeños aretes. Estoy seguro que no serán los últimos, pero para mi ha sido muy especial poder regalarte los primeros, toda la experiencia fue muy divertida porque hasta las señoras que vinieron a la oficina a vendérmelos se quedaron más de la cuenta escuchándome hablar sobre mi bebé. Una locura. Dicen que eres muy afortunada. Yo modestamente, les creo.

La semana pasada arrancamos la maratón por dejar tu cuarto listo. Los muebles de tu cuarto ya se enviaron a restaurar hace 2 semanas y nos los deberían entregar la semana que viene, así que me encargué de colocar algunas cositas, así como de vestir la cuna que te regalaron tu Opa & Oma con este juego llamado “Pío Pío”.

Tienes que entender que para papá es sumamente entretenido esto de comprar cosas para bebés, porque está alimentando su vocabulario con un sinnúmero de palabras especiales, tanto en español como en inglés, pero fuera de eso, puedes imaginarte a papá pidiéndole seriamente a la vendedora que le especifique las diferencias sustanciales entre el set Pío Pío y el Hada Madrina.

Fuera de bromas, nunca pensé que podrían haber tantas distinciones, ni que existieran tantas opciones que abaratan o encarecen las cosas. Dicho esto, tengo que mencionar que todo lo que posees en esta etapa de tu vida o es 100% algodón, o hiper hipo alergénico, o es biodegradable, o está hecho de Panda. Agradécele al temor de papá de comprar algo que te saque ronchas en algún momento. Eso sí, al año de edad te compramos una mascota, para que crezcas bien acompañada de un animalito que ayude también a reforzar tu sistema inmunológico, y para que con el tiempo puedas (como lo hacíamos todos los adultos cuando fuimos niños) tomar agua de la mangera o del caño sin morir en el intento.

La pintada y decoración de tu cuarto sí es otro cantar hijita linda. Aquí sí tuvimos que chambear duro y parejo. No te pongo fotos de la referencia que utilizamos para inspirarnos en la decoración, porque si no sale igual, tendrás evidencia sobre la cual increparnos. Sin embargo puedo decirte que el proceso ha sido una locura. Principalmente porque uno lleva una muestra a la tienda donde hacen el matizado para darte el color exacto que solicitaste y al pintar la pared te das cuenta que no es así.

Piensas inocentemente (y tu abuelo puede confirmar que no nos falta experiencia pintando paredes) que de pronto el color cambiará cuando seque la pintura y así obtendrás la tonalidad que esperabas inicialmente. Lamentablemente no fue el caso. Y no es que tengamos algo en contra de que tu cuarto sea rosa, pero la decoración planificada inicialmente para tu cuarto no incluye rosa en esta etapa. Si a esto le sumas que sabemos que en algún momento de tu vida entrarás en tu “etapa rosada” donde querrás que absolutamente todo sea rosado, puedes entender que no quisimos apresurarnos por pintar todo de ese color desde el primer momento.

Así que fuimos por la corrección de pintura, en plena fiestas patrias, con todo lo que implicó. Ir nuevamente a la tienda, volver a solicitar el matizado, escrutinar profundamente el trabajo de matizado del encargado de la sección de pinturas hasta lograr que nos entregue pintura del color de la muestra, y regresar a casa donde nos esperaba otra jornada de pintura. Tras confirmar que el color seleccionado era en primer lugar el que realmente requeríamos, y asegurándonos que el color no cambiaría por tener un fondo rosado, procedimos a pintar el resto de la habitación.

Conseguido el color buscado para tu habitación (mamá le dice Capuccino, yo le digo marrón claro – y la directora de arte de la agencia le dice “Camello”) ya pudimos proceder a instalar la lámpara que escogimos esa misma mañana para tu cuarto.

Tengo que confesarte pequeña nariz de tulipán bebé, que trabajar manualmente en tu habitación, en instalar las cosas, en pintar las paredes, en restaurar los muebles, nos hace a mamá y a mi muy felices. Sentimos que somos no sólo partícipes de tu llegada, pero artífices del nido al que te traemos. Y es que sería también lindo ir a una tienda de decoración a comprarlo todo y armar el cuarto como los que tienen exhibidos: “Señorita, me lo llevo todo!”. Pero por otro lado, económicamente no es nada fácil hacerlo, y también creo que pierde mucho el encanto sin el toque familiar y personal que cada uno de nosotros puede aportar (para bien o mal). Así cuando rayes esas paredes con crayolas, sabrás que estarás rayando la obra de Papá.

Esta es la lámpara que escogimos para tu cuarto. Me imagino que las cosas pueden llegar a parecerte muy raras viéndolas así, por etapas, pero estoy seguro que cuando las veas en conjunto te llevarás una buena impresión (o yo personalmente diré: “¡Qué hemos hecho!”).

Cuando fuimos a algunas tiendas de decoración para bebés vimos algunas lámparas bonitas, con algunos diseños infantiles interesantes, pero no sentimos que capturaban nuestra personalidad finalmente. ¿Será que tenemos en la cabeza que también tendrás una personalidad muy definida, y que para nosotros realmente eres la Princesa Valentina? Porque eso es lo que queremos plasmar en tu habitación. Queremos que sientas que eres una pequeña princesa, que llegas a un mundo donde cada detalle ha sido pensado para ti. Y que puedas crecer sabiendo que nada de lo que te rodea ha sido dejado al azar, o “empaquetado”. Porque esa es también una forma de saber que papá y mamá realmente te esperaron con el corazón totalmente abierto. Naturalmente no tengo nada en contra de quienes compran las cosas hechas, o contratan decoradores, o llenan los dormitorios de princesas. Simplemente nuestra decisión fue hacerlo nosotros, con todos los aciertos y errores que eso implica. Cosas del Orinoco.

El fin de semana también decidimos relajarnos un ratito e ir a Wong a comprar algunas cosas de comer, y nos encontramos con una oferta bastante interesante de juguetes y demás cosas para niños. No pude contenerme y me llené de libros de cuentos infantiles. Sospecho que me inventaré la mitad de los cuentos que te leeré por las noches, pero la verdad es que me he vuelto adicto a la literatura infantil, y se me ha metido a la cabeza el que tengas una pequeña biblioteca de cuentos. ¿No te parecería increíble? Desde ya ando buscando algunos libros especiales, así que como no tengo mucha idea, quizá pueda recurrir a las mamis y papis que nos leen para que me sugieran libros infantiles espectaculares. ¿Crees que sea una buena idea que te lea cuentos en más de un idioma?

Hoy en la mañana abrí uno de los cajones de mi mesa de noche y encontré guardada la tarjeta que te escribió tu Opa cuando te trajo tu primer vestido de París. Me pareció tan tierna, y tan importante que decidí tomarle una foto, porque no quiero que se pierda nunca, porque finalmente se trata de una pieza de papel, y uno no sabe las vueltas que da la vida. De esta forma me aseguro que no se pierda, y que puedas llegar a leerla al menos cuando leas esto.

¡Me pareció tan genial que tu abuelo te escriba directamente, como lo hago yo! ¿De tal palo tal astilla? Lamentablemente no tengo una foto del vestido, el cual recién podrás usar cuando tengas 2 añitos, pero ya se la tomaré y la colgaré para que quede también constancia fotográfica.

Y esa ha sido nuestra vida de acuerdo a mis fotos en los últimos días, pequeño camarón. ¿Te das cuenta que casi todo nuestro tiempo gira en torno a ti, a esperarte, y a prepararnos para recibirte de la mejor forma?

Faltan pocos días para que vengas, y cambies totalmente nuestras vidas. Es increíble saber que las cosas más hermosas tienen cuenta regresiva.

Te espero!

Papá.

Baby V

Hola enana. Anoche estuve viendo la panza de mamá, a quien cada vez dejas dormir menos y menos con tus contorsiones, y realmente me quedé sorprendido. Te mueves de una manera tan loca! La panza de mamá literalmente se estira y se deforma con cada giro, manotazo o patada que das. Sobra decir que si bien mamá empieza el día con mucha energía, termina completamente agotada, y no sé si estoy necesariamente de acuerdo con que hagas leña del árbol caído, y que al final del día y cuando se recuesta para dormir, decidas tener un ensayo extra de Polka en su panza.

En otras notas, mi princesa alienígena, navegando por internet buscando la lista de ropa necesaria para el recién nacido, ingresamos de puro caprichosos a la web de Ralph Lauren. No te emociones, petit-pan, que no compramos nada, la verdad es que preferimos invertir en tu educación que en tus enterizos, pero nos encontramos con una imagen que nos sirvió un montón a la hora de comprarte algo de ropa en otras marcas (Carter’s, Gerber, etc). Con esto no digo que no vayamos a comprarte nunca algo de Ralph Lauren, pero es muy probable que si lo hacemos, será cuando esa prenda te quede por más que 1 mes.

Sin embargo, puedo comentarte que papá ya compró tus primeros aretes. Créeme que estoy tan feliz de haberlo hecho, porque sé que te durarán toda la vida, y estoy seguro que serás una niña, adolescente y mujer muy feliz con este regalo. Sólo espero que nunca los pierdas, y que nunca olvides que papá te ama tantotototote!  Mamá estuvo muy contenta cuando los vió, y si bien es lógico que no te quedarán toda la vida, creo que podrás adaptarlos a otras cosas con el pasar de los años. ¿Sabías que mamá todavía usa la esclava que le regalaron en su bautizo? Espero que aprendas a cuidar tus cosas tanto como lo hace mamá.

Para ponerte al día sobre los esfuerzos de papá en este “entrenamiento físico para ser padre”, puedo decir que no he vuelto a fumar desde que te comenté que dejé de hacerlo. He reducido mi consumo de gaseosas paulatinamente, hasta ahora tomar gaseosa sólo el día domingo (día en que rompo la dieta para mantener mi salud mental), y que he bajado ya 7,5 kilos. Si seguimos así, tendrás la suerte de conocer a un papá muy saludable que nunca te dirá que está demasiado cansado como para jugar contigo.

El domingo que estaba haciendo compras en Wong encontramos a un papá con una hija de unos 16-17 años comprando piqueos y trago, que más parecían para ella que para él. Vane me comentó que algunos papás prefieren encargarse de esa clase de cosas para que las chicas adolescentes aprendan esas cosas en casa, y que no vayan a esconderse para beber en casa de sabe Dios quién, y tomando sabe Dios qué porquería! (Porque créeme hijita, los adolescentes chupan lo-que-sea). Pero fuera de eso, lo que me pareció súper paja es que el papá, que debía de tener sus 52 años no sólo se vestía increíble, pero estaba más fit que yo. Paradazo el tío. Ya pues hermosa, ese es nuestro norte. Allá vamos!

Sobre el título de este post, “Baby V”, es el nickname que tu tío Luis Cueto te puso sin querer queriendo en un comentario que hizo sobre una foto tuya en Instagram. Me pareció simplemente genial, y la verdad es que últimamente me he estado refiriendo a ti como Baby V. Me hace muchísima gracia, y lo cierto es que tanto tu cuarto como tu guardarropa van a hacer que seas una bebé con muchísima personalidad desde antes de nacer, por lo que la chapa de bebé famosa te va a quedar bien. Creo que tanto mamá como papá tenemos muy seguro que queremos ayudarte a encontrar una personalidad propia, y entendemos que llegará el momento en que querrás vestirte de princesa todos los días, y que pasarás por tu “fase rosa” donde hasta la luz de tu dormitorio tendrá el color de un chicle, pero tienes que entender (y tenernos paciencia) que tanto mami como papi te ven como un angelito. Y queremos que al menos mientras dure nuestra influencia sobre las decisiones de ropa como de decoración, ese sea el concepto. Porque, querida saltamontes, soy tu padre, y si yo digo que es así, pues así será. (No puedo creer que acabo de decir esooo!).

La abuela (mami de tu mami) está también súper afanada con este concepto y te mandó los dos regalitos que puedes ver aquí.

Este es un primer vestidito con un lacito color azul y de cuadritos de manga corta, para que puedas disfrutar el verano súper fresca y de paseo con papá y con mamá, y la abuela te compró también algo para que te abrigues por si es que corre algo de viento, regalo que describo a continuación:

Se trata de un Trenchcoat igualito al que tiene mamá, y que no sólo hará que parezcas la versión bebé de la inspectora Truquini, pero que también hará que te veas recontra apachurrable.

Dime tú si tus papás, tíos, abuelos y abuelas no están haciendo ya de ti una cosita maravillosa y adorable?

El día de ayer cuando compré tus aretes y mientras pagaba, la señora que me los vendía me decía que nunca había visto a un papá tan contento comprando los aretes de su hija. Y la verdad es que ha sido la única vez, con la excepción del día en que compré el anillo de compromiso de mamá, en la que entrego dinero sonriendo con tanta felicidad.

Nunca jamás me imaginé que tenerte en mi vida me iba a convertir en una persona tan feliz.

Te adoro por eso,

Papá.

 

 

 

 

 

New babies for my baby!

Hola bebé!

Me copio el título de uno de los posts de mamá, y me copio maaal el estilo fotográfico de su blog porque hoy día llegué a casa (literalmente hace unos minutos) y me encontré con una sorpresa que llegó desde Nueva York directo para ti bebé!

Resulta que a mami la quiere mucha gente (ella es genial, por eso me casé con ella!) y eso a mi me hace muy feliz porque me parece increíble que con algunas líneas pueda transmitir tanto de su personalidad, y así mucha gente pueda conocerla sin llegar a hablar con ella en persona. Confieso que empiezo a sentir lo mismo de parte de la gente que comenta en este pequeño blog que hice para ti. Es espectacular lo solidaria y cariñosa que puede ser la gente cuando entiende que alguien hace algo con el corazón.

Pero al punto! Una maravillosa lectora de mamá envió desde Nueva York un regalo maravilloso para ti! Creo que nunca en mi vida me he emocionado por ver zapatos de mujer, pero en este caso, te juro que no tengo palabras para agradecerle a esta lectora, Yael, su tan generoso y espectacular gesto. Mira lo que te regaló! Mil gracias Yael!!!

Realmente estoy emocionado con cada cosita que va sucediendo semana a semana tanto en panza de mamá, como tus pataditas cada vez más fuertes, así como en nuestra casa.

Te hago un recuento rápido:

– A tus 27 semanas y 1 día, estamos ya en el 3er trimestre del embarazo de mamá. Tus pataditas, puñetazos, codazos y rodillazos cada día se sienten con mayor intensidad, y con mayor entusiasmo luego de que mamá come algo, o escuchas mi voz.

– Papá lleva una semana y 2 días completos sin fumar ni un poquito, y siguiendo su dieta. Oh yeah!

– Este fin de semana pintaré tu cuarto, tomaré algunas fotos del proceso para que puedas ver cómo fue antes de que llegues a este mundo. Espero me salga bien, quiero hacerlo lo mejor posible!

– Empezamos a correr con la lista de todas las compras que tenemos que hacer para estar 100% listos para tu llegada, así como el planeamiento estratégico del baby shower de mamá. Lo que hemos decidido es que teniendo el baby shower como objetivo ayudarnos a esperarte de la mejor manera, haremos primero la lista definitiva de lo que tenemos que comprar para ti, lo que no vayamos a comprar quedará como lista para el baby shower. Y de esa lista, lo que no nos regalen, volverá a la lista de compras finales. Estratégicos somos pues hija, ¿qué nos queda?

Llegar y encontrarme con los zapatitos me ha emocionado mucho, preciosa… no sabes lo feliz que me va a hacer llegar a casa y poder apachurrarte!!!

Te adoro, pequeña bailarina.

Papá.

 

Día del Padre

Hijita preciosa, tengo una gran duda, y es la misma duda que me asaltó hace unos días cuando se acercaba el día de la madre: ¿Estando mamá embarazada, se debe celebrar el día de la madre para ella? Y dada la misma coyuntura para papá, ¿deberíamos celebrar el día del padre para mi?

La respuesta en relación a mamá fue afirmativa. No es que haya hecho una gran investigación o haya hecho grandes consultas al respecto, pero mi razonamiento fue que si me preguntas si tu mami es mamá por el simple hecho de estar embarazada, pues la respuesta para mi es sí. Categóricamente. Porque cuando camino a su lado en Wong, ella inconscientemente te acaricia, mientras abraza su pancita, busca lo que debe comer para poder alimentarte mejor, se preocupa por descansar lo necesario para que crezcas tranquila, y básicamente porque la miro y veo una madre. Y ya.  Y en mi caso, pues también. Y yo sé que oficialmente seremos mamá y papá el día que llegues al mundo, pero creo que ya estamos asumiendo las responsabilidades de la paternidad desde antes que llegues, así que siento que también merecemos el regalito correspondiente.

¿Quiéres saber qué recibió mami en su primer día como mamá no-oficial? En primer lugar corrí a buscar algo que le diga a mamá que era mamá. No quería que se confunda, y siendo este primer día de la madre algo muy especial para nosotros, quería que se lleve un recuerdo especial. Así que recibió cuatro cosas importantes:

– Desayuno en cama. Ella pidió “uno de esos desayunazos gringos, con salchichitas, tocino, panqueques, huevitos, jugo de naranja recién exprimido… mmm”.  Pues naturalmente: Deseo concedido. No te asustes pequeña, que papá también desayunó y no dejó que mamá se termine todo ese platote. Lo sé, papá se aprovechó un poco del deseo de mamá para salirse con la suya, pronto aprenderás que esa es una especialidad de papá.

 

Lo siguiente que recibió mamá fue una tarjeta por el día de la madre. Yo sé que puede sonar a cliché, pero en este primer día de la madre, creo que todos los clichés aplican. Dentro de la tarjeta pude escribir cuánto la adoro y lo feliz que era por el hecho de que vayamos a ser papás. ¿Te das cuenta que tu simple existencia nos hace tremendamente felices? A continuación recibió un regalo que ma pareció lo más importante de todo, porque quería que sea algo simbólico, y que mamá pueda recordar siempre como algo que recibió la primera vez que iba a ser mamá.  De esta manera mamá se hizo con el siguiente regalito:

Se trata de un brazalete que dice “mamá” en diferentes idiomas. Sospecho enana, que a estas alturas ya podrás reconocer los idiomas en los que está escrita la palabra, no? (Si no es así, puedes reclamármelo directamente).

La verdad me costó un poco encontrar algo que simbolice ese día tan especial, y la verdad es que cuando lo vi me enamoré de él, y sabía que mamá también iba a ser muy feliz, así que no dudé en pedir que lo envuelvan y me lo llevé contentísimo.

Finalmente decidí regalarle a mamá no sólo algo que pueda usar, o guardar, o digerir, pero algo que realmente le sea útil en su trabajo, y que adore por lo cercano a ella que pueda ser. Y me decidí por un libro. Porque si bien a mamá le encanta escribir, adora leer! Y si bien el siguiente libro no es uno donde haya mucho por leer, sí se trata de uno que está muy ligado a la lectura religiosa que hace mami. Me imagino que hasta el momento en que leas esto, podrás ir a la oficina de mamá y ver la montaña de revistas que tiene. Nunca en mi vida entera he visto a una persona devorar una revista como lo hace mamá. Y nunca en mi vida he visto a alguien estudiarlas de esa manera. Si no me crees, entra al escritorio de mamá y pídele que te muestre cualquier edición de setiembre, y verás que todas las revistas están llenas de anotaciones, marcadores, post-its y demás cosas. Es una chancona!

Ahora que lo pienso, si naces en setiembre… serás nuestro propio September Issue! (Creo que nadie se reirá con esta broma…)

Pero bueno, regresando a lo importante: El día del padre. Habiendo elaborado ya sobre la importancia trascendental que tiene este día del padre para mi, siento que es una oportunidad interesante para comentarte algunas cosas que me gustaría recibir este día. Y no porque este post vaya a ser una sutil manipulación para que mamá vaya de compras inmediatamente, pero porque creo que va a ser divertido que me vayas conociendo en estas etapas de mi vida.

En primer lugar, tienes que saber que a papá le encanta tocar guitarra. Tiene una linda guitarra que vive actualmente en su oficina, porque es el lugar donde más tiempo pasa por el momento, así que tenerla a la mano lo ayuda a sentarse, pensar y poder resolver las cosas en las que está trabajando de manera más sencilla. Papá ama la música.

Pero papá tiene un pequeño problema. Tiene la guitarra eléctrica, pero no tiene un amplificador! Tuvo uno hace unos años pero la verdad de la milanesa es que se perdió y no ha tenido la oportunidad/suerte/tiempo/intención/necesidad de comprarse uno nuevo. Y la verdad es que en esta etapa, papá tampoco necesita un gran amplificador pues sus sueños de ser una gran estrella del rock se diluyeron hace ya algunos años. Pero eso no significa que no me encantaría recibir de manera sorpresiva algo como esto:

 

Se trata de un mini-amp Marshall, que no tiene ni mucha potencia, ni el sonido más claro del mundo, pero me va a servir muchísimo para poder jugar un poco mejor con la guitarra. Además, esta clase de tonterías hacen muy feliz a papá. Es un cachivachero!

 

 

 

En 2ndo lugar y dentro de un rango muy accesible de posibilidades de regalos, papá va a hacer una sugerencia un tanto rara. Quiero un wok. Un wok porque es una de las pocas cosas que nos faltan en la cocina, y que necesitamos con urgencia, especialmente si queremos seguir haciendo dieta, para que no tengas un papá panzón y que se canse con cada correteada que te da. (Nuevamente, si me encuentras panzón al momento de leer esto, puedes ponerme a dieta). La cosa es que quiero un Wok. Lo necesito. Y créeme que mamá va a ser muy feliz con él, porque es ferviente amante de las verduras salteadas.

Finalmente hija, voy a hacerte una confesión que a estas alturas del partido no debería parecerte chocante. A tu papá le pica todo, y todo se quiere rascar. Sé que no suena muy  agradable, y probablemente a estas alturas ya lo sabes bien, pero papá necesita con urgencia una dotación interminable, y si es posible modernizada de esto: Se trata de un rascador portátil. Y es que contrario a lo que tu padre pudiera haber supuesto en un principio, mamá no es el rascador portátil de papá. No señor. No lo es.

Sin quitarte más tiempo, quería que sepas que te adoro. Que la única razón y excusa para que papá haya jugado tanto pensando en las cosas que querría, es porque tú me haces papá, y ese es el único real regalo que yo quiero realmente, además de vivir pegadiiito a tu mamá por el resto de nuestros días.

Love you, enana saltarina. Y ya me aseguré que tú me ames también por siempre 😉

Papá.