Nanas, fotos, babies & sponsors.

Hola pedacito de pastrami de pavo. Hace unos días una amable lectora hizo un comentario elevándome una duda «universal» en este mundo de la maternidad/paternidad responsable: Es recomendable tener una nana desde el nacimiento o no?

¿Es realmente necesario tenerla? Estoy seguro que ahora que lees esto seguramente piensas con cariño en las personas que te han acompañado a lo largo de los años. Para mi es algo trucoso todavía pensar siquiera en escribir de manera futura pensando en quiénes serán esas personas, pero de que existirán no me cabe duda.

Creo que cada familia es un mundo aparte, y no sólo en relación a la vida misma, pero a la personalidad de cada pareja. Existen parejas que no quieren, de manera decisiva, tener a alguien involucrada en los primeros días de su pequeño retoño, y otras que no se imaginan ese período sin ayuda. Y existen las familias donde mamá trabaja y que no puede permitirse tomar largos meses de descanso post-natal, ya que es independiente, por lo que necesita poder seguir trabajando lo más pronto posible, con o sin ayuda.

Lo que nosotros vayamos a decidir en torno a eso, será como siempre producto de la profunda meditación, y honestidad con nuestros sentimientos, costumbres, miedos y posibilidades. Sin embargo, creo pequeña nariz de tulipán, que sería muy interesante conocer la opinión de otras mamis. ¿Qué tan importante puede ser tener ayuda profesional en esos primeros meses?

En otras notas, el tío Jano nos hizo unas cuantas fotos que seguramente podrás ver en el blog de mami haciendo clic aquí. ¿Lindas, no? Me encanta la cara de felicidad que se nos escapa en una que otra foto. Perdona a papá, no tiene idea de como mirar a la cámara… pero ten la certeza de que la felicidad no es posada. Se nos escapa por los poros. 

El tío Jano tiene una empresa de fotografía mostraza que se especializa en fotos para matrimonios, familias, fotos «de panza», y demás. Y luego de convencernos de hacer las fotos y mostrarnos el resultado, quise retribuirle de alguna forma el gran favor que nos hizo al poner su lente a disposición nuestra. Se me ocurrió ponerle un bannercito en esta página, ya que creo que a las personas que entran a leernos, también podría interesarles conocerlo. Pero esto generó todo un conflicto en mi pensamiento y en la idea que tengo yo para este espacio, que nació como un espacio entre tú y yo, y que aceptamos compartir con la gente que con tanto cariño nos comenta, y nos aconseja.

Porque si bien estos posts son cartitas entre tú y yo, en los comentarios se entablan conversaciones muy interesantes, y que Papá valora mucho. Así, me puse a pensar en los amigos como Jano que tienen empresas que realmente son parte de nuestras vidas. O como Paloma, quien hizo los increíbles cupcakes de tu baby shower, que también fueron los de nuestro matrimonio, y los de mi cumpleaños. Así muchos amigos nuestros hacen cosas geniales, y recordando este blog que tanto nos gusta a mamá y a mi pensé que había una forma de tenerlos aquí, sin que se sienta como una oferta publicitaria, y más como una ayuda, un sponsorship, un espacio cariñoso de amigos que hacen cosas geniales que quizá puedan interesarles a quienes nos visitan esporádicamente ya sea para leer lo último que papá quiso decirte, o más adelante, cuando quieran enterarse de tu última travesura. Así que si una marca nos gusta y nos parece increíble, sentimos que convivimos con ella y quisiéramos compartirla con el mundo, pues la ponemos. Y si alguna marca (como es posible que suceda) nos escribe queriendo aparecer en este espacio, pues tendremos el mismo criterio para aceptar o amablemente declinar la oferta. Porque finalmente este es un espacio nuestro. Y nuestro espacio tiene que estar lleno de cosas que nos gusten, que nos hagan sonreír, y que nos sean útiles. ¿Te parece bien? ¿Tenemos un trato?

Dicho esto, nunca, y te prometo que nunca, este espacio se convertirá en un espacio promocional. Nunca verás banners animados saltando, ni se verán liquidaciones, o 2 x 1 aquí. No es lo que queremos. Wakala.

Ah! Y no quiero dejar de agradecerle a tu tía Vicky, porque desde Panamá te llegaron estos nuevos babies! A que está lindos? ¿Cómo haríamos? A mamá se le va torciendo la sonrisa cada vez que alguien dice que ya vas teniendo más zapatos que ella! Jajajaja!

Mentira mi amor, mamá es la más entusiasmada con que tu pequeño closet crezca cada día más. Y yo, qué te puedo decir? Participo activamente en el propósito. Lo que empiezo a pensar es que ojalá tengas una hermanita, porque qué haremos luego con tanta ropita? Algo me dice que voy a estar muy apegado sentimentalmente como para simplemente deshacerme de ella… Pero veremos. No quiero adelantarme. Obviamente si llega el momento y tenemos que deshacernos de tu ropita, nos aseguraremos que caiga en buenas manos a través de una donación. Pero ya veremos.

Y como evidencia de que Papá también anda metido en el propósito de generarte un clóset de lo más entretenido, pues no pude resistirme a la hora de comprarte un par de Converse rosadas. Porque pues hija, de qué otra forma irías a visitarme a la oficina? Si tú vas a ir de redactora creativa desde el día 1! A que sí?

Por si alguna mami pregunta dónde es que las conseguí, tienen que saber la cruda realidad: Amazon.com.

Bueno mi pequeña futura medallista olímpica, te dejo con una foto más antes de terminar este post, e ir a apachurrarte en tu versión panza.

Qué increíble es verme la cara de enamorado de mamá y de ti!

Papá.

P.D: Seguiremos en la lucha por eliminar la panza y los cachetes.