Happy Mes-Day #8 y Feliz día de la Madre!

Valentina y Serendipity

 

Hola maravillosa! Hoy cumples exactamente 8 meses de vida! Eres un pequeño marshmellow lleno de arco iris, unicornios y ponies.

Me parece increíble que hayan pasado 8 meses. Te juro que mi percepción del tiempo ha cambiado mucho, la siento alterada. ¿Será que te he estado esperando tanto desde el primer instante en que supe que mamá estaba embarazada, que no siento 8 meses, pero siento que estás con nosotros casi un año y medio? Sea como sea, han pasado 8 preciosos meses a tu lado, teniendo el privilegio de verte crecer, de verte aprender y sobre todo de disfrutar de ser tu papá.

Valentina 8 mesesA tus 8 meses te encuentras en plena transición entre ser una bebé “pequeña” y una bebé “grande”. Eres ahora una bebé muy, muy activa que se pasa todo el día jugando, conversando y aprendiendo del mundo. Te pones en cuatro patas y empiezas a hacer ademanes de gateo, y aunque ya gateas en reversa, todavía te falta dominar el arte de trasladarte. No me cabe duda que en unas semanas ya estarás por toda la casa.

Desde que empezaste a comer nos dimos cuenta que tenías una predilección por los dulces: las compotas de manzana, de pera, tu platanito chancado, etc. Sin embargo poco a poco nos dimos cuenta que te gustaba mucho la verdura, y ahora resulta, pequeña tiburoncina, que tus dientecitos ya pueden destrozar sin problema una manzana o un pedazo de pan! Y te encantan! Valentina comiendo manzanas

Valentina comiendo panEs inevitable morirse de risa al verte comer. Verte disfrutar tanto de las texturas nuevas, de la forma curiosa en la que examinas todo lo que vas a mordisquear, y la sonrisa traviesa que pones cuando algo te gusta. Me parece increíble que los mayores aprendizajes de los últimos días hayan estado relacionados a la comida. Realmente nos has sorprendido pequeña, especialmente ahora, que a tus 8 meses ya sostienes tu biberón y tomas solita!

Valentina alimentándose solaAhora creo que nos faltan dos hitos importantes para los cuales ya nos estamos preparando:

1) Tu próximo gateo. ¿Qué hacer con el filo de vidrio de la mesa ratona de la sala? Estoy tratando de buscar ideas sobre cómo proteger los bordes del vidrio, porque la alternativa de sacarla de ahí no me parece que sea la más pedagógica. Tienes que aprender a no ponerte en peligro, y mientras lo haces, nosotros tenemos que minimizarlo. Pero no podemos evitar ese peligro en otras casas o afuera de nuestra sala, así que tenemos que asegurarnos que aprendas rápidamente a no acercarte a ciertas cosas.

2) Tus primeras palabras. Aunque Mamá y yo estamos un poco locos y creemos que ya nos dices “Agua”, “Papá” y “Hola”, sospecho que en realidad todavía son más “A-GU-A”, “BA-BA” y “O-UA” y menos palabras formales… pero a veces las dices con tanta certeza, y en el contexto preciso, que quizás, sólo quizás de verdad estés diciéndome Hola, de verdad me estás llamando Papá, o quizás me pides Agua? No lo sé. Sólo sé que con el tiempo tendré las cosas más claras.

Amor de mi vida, este domingo pasamos juntos tu primer día de la madre. Estuvimos con Mamá, le regalamos una tarjetota hecha por nosotros linda con tu foto en medio. Tarjeta hecha a manoLe preparamos un rico desayuno, le regalamos chocolates y otras cositas que la hicieron muy feliz. Almorzamos con tu mami, tu bisabuela, tu abuela Alice, tus tías y por la tarde fuimos a visitar a tu mamama, mi mamá. Creo que mamá pasó un lindo día rodeada de mucho amor, y creo que tus abuelos y abuelas pasaron un día genial apachurrándote y aprovechándose de tu ricura. Valentina y Serendipity

Valentina y mamamaPequeño champignon silvestre, te das cuenta de lo mucho que alegras a todos? Creo que cuando leas esto no tendrás idea de lo feliz que hiciste a tanta gente por tanto tiempo. Me imagino que no serás consciente de lo fácil que era para ti hacernos reír con una mueca, pero estoy seguro que en el fondo de tu corazón siempre tendrás la seguridad de ser una bebé amada por todos, y que eso hará que crezcas como una persona de bien, que distinga claramente el bien del mal, y que tenga tanto amor para dar, como el amor que recibe cada día.

Te amo pitufa. Felices 8 meses!

Papá.

 

 

 

 

 

Día del Padre

Hijita preciosa, tengo una gran duda, y es la misma duda que me asaltó hace unos días cuando se acercaba el día de la madre: ¿Estando mamá embarazada, se debe celebrar el día de la madre para ella? Y dada la misma coyuntura para papá, ¿deberíamos celebrar el día del padre para mi?

La respuesta en relación a mamá fue afirmativa. No es que haya hecho una gran investigación o haya hecho grandes consultas al respecto, pero mi razonamiento fue que si me preguntas si tu mami es mamá por el simple hecho de estar embarazada, pues la respuesta para mi es sí. Categóricamente. Porque cuando camino a su lado en Wong, ella inconscientemente te acaricia, mientras abraza su pancita, busca lo que debe comer para poder alimentarte mejor, se preocupa por descansar lo necesario para que crezcas tranquila, y básicamente porque la miro y veo una madre. Y ya.  Y en mi caso, pues también. Y yo sé que oficialmente seremos mamá y papá el día que llegues al mundo, pero creo que ya estamos asumiendo las responsabilidades de la paternidad desde antes que llegues, así que siento que también merecemos el regalito correspondiente.

¿Quiéres saber qué recibió mami en su primer día como mamá no-oficial? En primer lugar corrí a buscar algo que le diga a mamá que era mamá. No quería que se confunda, y siendo este primer día de la madre algo muy especial para nosotros, quería que se lleve un recuerdo especial. Así que recibió cuatro cosas importantes:

– Desayuno en cama. Ella pidió “uno de esos desayunazos gringos, con salchichitas, tocino, panqueques, huevitos, jugo de naranja recién exprimido… mmm”.  Pues naturalmente: Deseo concedido. No te asustes pequeña, que papá también desayunó y no dejó que mamá se termine todo ese platote. Lo sé, papá se aprovechó un poco del deseo de mamá para salirse con la suya, pronto aprenderás que esa es una especialidad de papá.

 

Lo siguiente que recibió mamá fue una tarjeta por el día de la madre. Yo sé que puede sonar a cliché, pero en este primer día de la madre, creo que todos los clichés aplican. Dentro de la tarjeta pude escribir cuánto la adoro y lo feliz que era por el hecho de que vayamos a ser papás. ¿Te das cuenta que tu simple existencia nos hace tremendamente felices? A continuación recibió un regalo que ma pareció lo más importante de todo, porque quería que sea algo simbólico, y que mamá pueda recordar siempre como algo que recibió la primera vez que iba a ser mamá.  De esta manera mamá se hizo con el siguiente regalito:

Se trata de un brazalete que dice “mamá” en diferentes idiomas. Sospecho enana, que a estas alturas ya podrás reconocer los idiomas en los que está escrita la palabra, no? (Si no es así, puedes reclamármelo directamente).

La verdad me costó un poco encontrar algo que simbolice ese día tan especial, y la verdad es que cuando lo vi me enamoré de él, y sabía que mamá también iba a ser muy feliz, así que no dudé en pedir que lo envuelvan y me lo llevé contentísimo.

Finalmente decidí regalarle a mamá no sólo algo que pueda usar, o guardar, o digerir, pero algo que realmente le sea útil en su trabajo, y que adore por lo cercano a ella que pueda ser. Y me decidí por un libro. Porque si bien a mamá le encanta escribir, adora leer! Y si bien el siguiente libro no es uno donde haya mucho por leer, sí se trata de uno que está muy ligado a la lectura religiosa que hace mami. Me imagino que hasta el momento en que leas esto, podrás ir a la oficina de mamá y ver la montaña de revistas que tiene. Nunca en mi vida entera he visto a una persona devorar una revista como lo hace mamá. Y nunca en mi vida he visto a alguien estudiarlas de esa manera. Si no me crees, entra al escritorio de mamá y pídele que te muestre cualquier edición de setiembre, y verás que todas las revistas están llenas de anotaciones, marcadores, post-its y demás cosas. Es una chancona!

Ahora que lo pienso, si naces en setiembre… serás nuestro propio September Issue! (Creo que nadie se reirá con esta broma…)

Pero bueno, regresando a lo importante: El día del padre. Habiendo elaborado ya sobre la importancia trascendental que tiene este día del padre para mi, siento que es una oportunidad interesante para comentarte algunas cosas que me gustaría recibir este día. Y no porque este post vaya a ser una sutil manipulación para que mamá vaya de compras inmediatamente, pero porque creo que va a ser divertido que me vayas conociendo en estas etapas de mi vida.

En primer lugar, tienes que saber que a papá le encanta tocar guitarra. Tiene una linda guitarra que vive actualmente en su oficina, porque es el lugar donde más tiempo pasa por el momento, así que tenerla a la mano lo ayuda a sentarse, pensar y poder resolver las cosas en las que está trabajando de manera más sencilla. Papá ama la música.

Pero papá tiene un pequeño problema. Tiene la guitarra eléctrica, pero no tiene un amplificador! Tuvo uno hace unos años pero la verdad de la milanesa es que se perdió y no ha tenido la oportunidad/suerte/tiempo/intención/necesidad de comprarse uno nuevo. Y la verdad es que en esta etapa, papá tampoco necesita un gran amplificador pues sus sueños de ser una gran estrella del rock se diluyeron hace ya algunos años. Pero eso no significa que no me encantaría recibir de manera sorpresiva algo como esto:

 

Se trata de un mini-amp Marshall, que no tiene ni mucha potencia, ni el sonido más claro del mundo, pero me va a servir muchísimo para poder jugar un poco mejor con la guitarra. Además, esta clase de tonterías hacen muy feliz a papá. Es un cachivachero!

 

 

 

En 2ndo lugar y dentro de un rango muy accesible de posibilidades de regalos, papá va a hacer una sugerencia un tanto rara. Quiero un wok. Un wok porque es una de las pocas cosas que nos faltan en la cocina, y que necesitamos con urgencia, especialmente si queremos seguir haciendo dieta, para que no tengas un papá panzón y que se canse con cada correteada que te da. (Nuevamente, si me encuentras panzón al momento de leer esto, puedes ponerme a dieta). La cosa es que quiero un Wok. Lo necesito. Y créeme que mamá va a ser muy feliz con él, porque es ferviente amante de las verduras salteadas.

Finalmente hija, voy a hacerte una confesión que a estas alturas del partido no debería parecerte chocante. A tu papá le pica todo, y todo se quiere rascar. Sé que no suena muy  agradable, y probablemente a estas alturas ya lo sabes bien, pero papá necesita con urgencia una dotación interminable, y si es posible modernizada de esto: Se trata de un rascador portátil. Y es que contrario a lo que tu padre pudiera haber supuesto en un principio, mamá no es el rascador portátil de papá. No señor. No lo es.

Sin quitarte más tiempo, quería que sepas que te adoro. Que la única razón y excusa para que papá haya jugado tanto pensando en las cosas que querría, es porque tú me haces papá, y ese es el único real regalo que yo quiero realmente, además de vivir pegadiiito a tu mamá por el resto de nuestros días.

Love you, enana saltarina. Y ya me aseguré que tú me ames también por siempre 😉

Papá.