Semana 40, aquí vamos

Hola maravillosa. Entramos ya a la última semana del embarazo. Tengo que confesarte que si bien nos hemos preparado a lo largo de estas 40 semanas para recibirte, tanto mamá como papá nos encontramos algo nerviosos por tu llegada.

Sinceramente pensamos que (como nos habían dicho tantas veces) ibas a adelantarte, y llegar en la semana 38 o 39… pero no. Has llegado a tu semana 40. Correctita, totalmente bajo cronograma, sin apuros, sobresaltos ni angustias. Sólo manteniendo a papá con los pelos de punta con cada quejido de mamá.

Tengo que confesarte también que parte de nuestros nervios y de la angustia que compartimos es producto también de las constantes llamadas que recibe Mami, preguntándole «Ya?!». Yo no tengo mayor problema en contestar, pero mami, quien ya ostenta una panza digna de toda tu presencia a término, está un poco cansada de repetir «todavía…». ¿Qué te puedo decir? Mami te quiere ya en sus brazos.

Estos últimos días que tenemos contigo en la panza hemos estado cayendo en una serie de conductas también un poco raras.  A sabiendas que ya estamos listos para ti, hemos re-re-revisado todas las cositas que te esperan. Y así, hemos empezado a encontrar errores en nuestros cálculos. Que tenías muchas cositas para arriba, pero no pantalones para los primeros 3 meses, que tienes bastante ropa de recién nacida, que probablemente usarás por un par de semanas… que como estás llegando a término, seguro pesarás más de lo que anticipábamos, así que puede ser que algunas cosas no te queden, etc. Esto no tiene nada de raro en comparación con las otras cosas que hemos estado pensando… como que de pronto no llegas todavía porque no hemos puesto esos 3 cuadritos que faltan colocar en tu habitación. O que estás esperando a que la abuela termine de bordar las sábanas que te está regalando. O que esperas a que llegue tu silla de comer de viaje (ahí sí te fundiste, porque el tío Hugo no llega hasta dentro de un par de semanas!). ¿Qué estarás esperando, pequeña maravilla? Papi ya quiere conocerte.

¿Sabías que hoy es el aniversario de tus papis? Hace un año, el día de hoy, papá y mamá se juraron amor por siempre en el altar.

Fue una ceremonia preciosa, y mami estaba más linda que nunca. Esa noche celebramos nuestra relación, y lo felices que seríamos. Hoy día, a un año de haberme casado con mami, estoy tan nervioso como ese primer día de casado. Y sólo nervioso porque sé que  seré inmensamente feliz por el resto de mis días, y porque quiero que comiencen lo más pronto posible.

Porque tú eres el resultado del inmenso amor de mamá y papá.

Tú eres el resultado de nuestra ecuación. El producto de que mamá y papá quieran pasar el resto de su vida juntos, y de que ambos sepamos que de nuestro amor puede crecer una persona buena en este mundo.

Así que ven, pequeña humita de queso. Aparece ya en brazos de tus papis. Que mami ya te cargó por 9 meses, y papi se muere por verte.

Ayer mami me enseñó cómo ponerte medias correctamente, de manera que no se enrrollen y se te salgan con cualquier pataleta o sacudida de pies.

Ves? Ya estoy listo!
Puedes llegar tranquila. Las medias no se te caerán.

Papá.